Aunque parezca inagotable, el auge constructor de las economías emergentes no solo ha disparado el precio de este granuloso recurso, sino que también está degradando litorales, cauces fluviales y otros entornos.

Leer más...