Transcurrían los últimos días de noviembre de 2006 y Andrés Manuel López Obrador registraba su nivel más alto de opiniones negativas (57 por ciento [%]) según la empresa GEA-ISA, luego de que éste se autoproclamara como Presidente Legítimo de México en respuesta, dijo, al fraude del que fue objeto ese año por parte de las autoridades electorales del país.

Leer más...

El gatopardismo es un término usado en política, que resalta la necesidad de hacer cambios (simulados) con el propósito de que el sistema permanezca intacto, según lo definió el escritor italiano Giussepe Tomasi di Lampedusa en su libro titulado “El Gatopardo”.

Leer más...

En una elección hay tres tipos de jugadores: Participantes, revelaciones y protagonistas y son estos últimos quienes suelen liderar la competencia, pero no siempre logran sobresalir en momentos clave durante la misma, ya sea por incapacidad o la mejor estrategia de un tercero.

Leer más...

Cuando la batalla se perfilaba para disputarse entre cuatro, uno más se sumó a la lista de forma sorpresiva, gracias a la ayuda brindada por la mayoría de los integrantes del Tribunal Federal Electoral (Trife), quienes tras un fallo inédito, revivieron las aspiraciones de Jaime Rodríguez, gobernador con licencia de Nuevo León.

Leer más...

Abanderar una causa o proyecto político a través de la vía independiente en países como México, todavía resulta utópico y quizá hasta irónico en tiempos donde la mayoría de los ciudadanos manifiestan un claro rechazo a la clase dominante, esa que permanece en el poder.  

Leer más...

Se acerca a los noventa años de edad, su aspecto se nota acabado, sus movimientos son lentos, sus ideas corresponden a otros tiempos o suelen ser abstractas y su estado de salud es de pronóstico reservado, así, con estos “achaques”, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) cumplió 89 años de vida.

Leer más...

La justicia suele diluirse en el ámbito político, ya sea porque los intereses son más importantes que los hechos, por la ineficacia de los aparatos de procuración de justicia o quizá, por la necesidad de implicar a alguien en un acto ilícito con tal de trastocar su vida personal, laboral y patrimonial.

Leer más...

18 de febrero de 2018

 

10:25 horas: Las huestes morenistas aplaudían y al mismo tiempo gritaban: ¡AMLO Presidente, AMLO Presidente! Mientras el recién designado candidato por el Movimiento de Regeneración Nacional, Andrés Manuel López Obrador, permanecía con su brazo derecho levantado a media altura después de repetir el clásico “¡sí, protesto!”.

 

A su lado, se encontraban la dirigente de ese partido, Yeidckol Polevnsky y uno de sus más fieles colaboradores desde aquellos días turbulentos de 2005, cuando el desafuero amenazaba la primera postulación del tabasqueño rumbo a la Presidencia de la República, Horacio Duarte; ambos dibujaban una sonrisa y proyectaban seguridad, tan característica de quienes van arriba en las encuestas.

 

Desde la primera fila, observaban atentos, su esposa, Beatriz Gutiérrez y otros compañeros de lucha de López Obrador como Ricardo Monreal, Porfirio Muñoz Ledo y Marcelo Ebrard, una que otra “arribista” como Gabriela Cuevas, entre otros invitados.

 

11:00 horas: Tras pronunciar su primer discurso como candidato de Morena, AMLO agradeció a los asistentes su apoyo y se dirigió a un salón adjunto con la cúpula de su partido para insacular a los aspirantes a senadores plurinominales y de paso, comentar sobre lo acontecido:

 

-Ya quedó. Mañana necesitamos aparecer en las primeras planas y en la nota principal de los noticiarios- dijo López a sus correligionarios.

 

-La nota ya está pero los medios aún siguen esperándote. Lo mejor es que ya no otorgues entrevistas por hoy- le aconsejó su vocero, César Yáñez.

 

12:45 horas: El hotel Hilton Reforma se convirtió en el epicentro de la política nacional. Ahí permanecían todavía decenas de simpatizantes y periodistas a la espera de que el candidato saliera para saludarlo o retratarse con él (en el caso de los primeros) o recoger alguna declaración de “ocho columnas” (los segundos).

 

-Seguramente van a preguntar sobre Napoleón (Gómez Urrutia, líder del sindicato minero)- dijo Obrador.

 

-No se van, Andrés. Lo mejor es que salgas rápidamente, tomes el elevador y después, el auto; mientras nosotros los atendemos (se refería a la prensa)-  sugirió Polevnsky.

 

12:53 horas: Junto con su esposa y colaboradores más cercanos, el candidato presidencial abandonó el segundo piso del mencionado hotel y se dirigió hacia su auto que ya estaba esperándolo para llevarlo a su hogar.

 

12:59 horas: A bordo del automóvil, AMLO saludaba a los cientos de simpatizantes que se dieron cita al evento sin poder acceder a éste. La gente lo idolatra cada vez más o al menos eso se percibe.

 

Conforme avanzaba el coche, el Andrés Manuel dirigente aparecía, mientras que su faceta de candidato quedaba en un segundo plano. Su preocupación era (y lo es) cometer un error que pudiera ser capitalizado por sus adversarios y no poder responder eficazmente a los ataques.

 

-Es necesario reforzar más al equipo. Le diré a Tatiana (Clouthier, coordinadora de su campaña) que en la semana incorporaré a más personas para que nos blindemos contra del fraude- mencionó a su esposa.

 

-Creo que ya no deberías “abrir tanto la puerta”, se está colando mucha gente. Si quieren venir (a Morena) debemos de poner “filtros”, para evitar que oportunistas usen la marca del partido- opinó ella.

 

-Aseguraremos que quienes ingresen sea con algo (refiriéndose al dinero) para que demos la batalla, bien. Todos los coordinadores ya tienen esa instrucción, sé que harán una buena selección para que arranquemos la campaña con un fuerte respaldo (económico).

 

Muy lejos quedaron los eventos masivos en el zócalo de la Ciudad de México, porque López Obrador sabe que hay que administrar energías y dinero de cara a la contienda que arrancará el 30 de marzo.

 

Su registro se dio en medio de la austeridad y de la proximidad con su círculo más cercano. La campaña de 2018 –asegura- será más segmentada, es decir, con grupos más reducidos y al mismo tiempo, en mayor cantidad para hacerla más personalizada a diferencia de la de 2006.  

 

El vehículo avanzaba a baja velocidad, mientras el originario de Macuspana, Tabasco, recordaba todo el camino que había transitado para traerlo de vuelta a su tercera elección presidencial, esa que es la última oportunidad para acceder al poder y de la cual, no se cansa de repetir que es todo o nada.

 

*El anterior, es un “relato novelesco”, cualquier parecido con la realidad, es pura coincidencia.                         

TWITTER: 

@LccPibe