La CORRUPCIÓN es un problema inmenso, enorme, mayúsculo. Por lo que su lucha tendrá que ser aún más grande de lo que aparenta serlo. Resulta difícil darle nombre a éste fenómeno social, cultural y sistémico. Sin embargo coloquialmente podemos definirlo cómo: Intermediación, chantaje, mordida, oscuridad o un funcionamiento de un sistema regular del político, o como el abuso de poder para obtener un beneficio privado (La apropiación de lo público para un beneficio personal) según TRANSPARENCIA INTERNACIONAL.

Leer más...

La lucha contra la corrupción representa un enorme reto no solo para las presentes y futuras administraciones federales, estatales y locales o poderes públicos (ejecutivo, legislativo y judicial), así como para los organismos autónomos, las corporaciones privadas y por supuesto las sociedades civiles. Sino también lo es para el ciudadano común, que sale a trabajar o posee un negocio que por la práctica y la normalización de la corrupción, se ha teñido una desconfianza ante cualquier práctica que trate de combatir el fenómeno sistémico.

Leer más...