Hace 23 años, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) tenía mayoría en el Senado, en el Congreso de la Unión y gobernaba en 28 estados de la República mexicana. Para el año 2000, seguía manteniendo su mayoría en los plenos legislativos aunque más debilitado: había perdido 89 diputaciones y cuatro senadurías en un sexenio. Además, siete entidades le dieron la espalda y se quedó con 21 gubernaturas.

Leer más...