Dedicado a la señora Ángela Margarita Moreno Pérez +  y a Raquel Pérez Moreno

 

Hoy el Baúl de los Recuerdos se abre para comentar que este año se cumplirán ciento cuatro años del asesinato del General Domingo Arenas Pérez, ocurrido el 30 de agosto de 1917, a manos de gente de Emiliano Zapata, quien se sintió traicionado cuando Arenas comenzó a tener pláticas con Venustiano Carranza.

 

Ángel y Lidia Arenas Maldonado son nietos del general Domingo Arenas, e hijos de Patricio Arenas Morales, quien fue hijo del General.

 

Ellos comentan que su abuelo Domingo nació en una casita muy humilde que se encontraba en un predio ubicado en la Calle Cinco de Mayo, entre la calle Axala y la avenida Reforma de la Sección Segunda de Zacatelco, donde actualmente hacen base las combis que van a Santa Ana y San Luis Teolocholco, y agregan: este predio se lo heredó a mi papá Patricio Arenas, y él a la vez, nos dio ahí un lote para construir nuestras casas.

 

Para corroborar lo dicho, Ángel muestra su acta de nacimiento digital, donde comprueba que se llama Ángel Arenas Maldonado, que vive en el barrio de Crustitla y que su abuelo paterno fue Domingo Arenas Pérez. Con esta información se reafirma que el General Arenas nació cerca de la Capilla de Guadalupe, mejor conocida como Capilla de Cuatro Caminos. Por desgracia, no queda ningún indicio de la casa donde nació. En el lugar, existen construcciones modernas donde viven algunos de sus nietos. Ojalá, algún día en el lugar indicado, se colocara una placa para que todas las personas conozcan donde nació el General Domingo Arenas Pérez. Resulta que, actualmente la mayoría de las personas creen que Domingo Arenas nació, creció y vivió en la calle Domingo Arenas, en la casa que se conoce como Portal de Arenas. Construcción que actualmente pertenece a la familia Aztatzi.

 

La realidad es que ahí vivió doña Margarita Pérez, mamá del general y la probabilidad de que Domingo Arenas haya habitado esa casa es casi nula. Su condición de revolucionario lo hacía uno de los hombres más buscados por el gobierno, por lo que siempre anduvo huyendo.

 

Por datos recabados de su acta de nacimiento se afirma que su padre se llamó Florencio Arenas –y no Francisco como lo registran algunos libros-quien hasta donde se sabe no tenía tierra propia, por lo que se ocupaba como jornalero en las haciendas de la región y de Margarita Pérez   quien lo tuvo cuando tenía 27 años de edad, de ocupación ama de casa.

 

 Con el paso de los años vendrían dos hijos más: Emeterio, del cual se desconoce su fecha de nacimiento y Cirilo nacido el 9 de junio de 1859. Entre Domingo Y Cirilo existían siete años de diferencia lo que hace suponer que Emeterio fue el segundo, de los hermanos.

 

Su origen humilde, tal como era la condición de la mayoría de las familias de Zacatelco, lo obliga a trabajar desde muy joven desempeñando varios oficios, tales como:  campesino, domador de caballos en el Rancho Guardia, panadero, repartidor de pan y obrero de las fábricas La Covadonga, La Carolina, El valor, Los Molinos, La Concepción.

 

Al paso de los años Domingo Arenas se casó con Francisca Morales, con quien procreó a sus tres hijos Domingo, Felipa y Patricio Arenas Morales. Al paso de los años llegaron los nietos y bisnietos del General Arenas.

 

Porfirio Aguilar es nieto de Felipa Arenas Morales –hija del General Domingo Arenas- y Amado Gutiérrez, quien se casó con ella. Su mamá se llamó Alba Gutiérrez Arenas –nieta del General Arenas. Así que Porfirio es bisnieto del General Domingo Arenas Pérez.

 

Por otra parte, Porfirio está casado con Nancy Munguía Luna, con quien ha procreado a sus hijos: Obed Antonio Aguilar Munguía y Alba Laura Aguilar Munguía, ellos son tataranietos del general Arenas.

 

Porfirio comenta que su abuela Felipa Arenas Morales tuvo doce hijos de los cuales sólo se lograron cuatro, que son: Joel Gutiérrez Arenas, quien radica en la Ciudad de México; Saúl Gutiérrez Arenas que vive en Zacatelco, María Alba Gutiérrez Arenas y María Luisa Gutiérrez Arenas, ambas ya fallecieron.

 

Al preguntar a Porfirio la importancia que representa para él ser bisnieto del General Arenas comenta: “Es un orgullo ser parte de la familia del General Domingo Arenas. Sin embargo, el gobierno municipal y estatal no aprecia a la familia, el gobierno está dejando perder mucho. Con tristeza vemos que en Zacatelco se hace una celebración muy sencilla, comparada con los homenajes y honores que le hacen en otros lugares, por ejemplo, en El Moral, en la Zona de san Martin Texmelucan y en otras partes de la región, donde incluso nos invitan y nos tratan bien por el hecho de ser descendientes del General Domingo Arenas Pérez”.

 

En relación a la Muerte del General Arenas, la abuela Felipa, decía que a su padre lo mataron en una región de Morelos.

 

Bibliografía:

Método: Historia Oral

Testimonios de Ángel Arenas Maldonado, Lidia Arenas Maldonado, Porfirio Aguilar y Nancy Munguía Luna.

Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.