Con el primer día de este año, entraron en vigor las reformas legales realizadas a la administración pública estatal por la legislatura anterior y todo ello en la etapa de transición del nuevo gobierno estatal que encabeza Lorena Cuellar Cisneros. Aun cuando solamente se crea una nueva secretaría en el organigrama estatal (Secretaria del Bienestar del Estado de Tlaxcala) y en los otros casos se fusionan algunas dependencias u organismos que, sin tener el rango administrativo de secretaría, ahora ya tienen ese status legal en el organigrama del gobierno estatal de la cuarta transformación.

 

Así ya tenemos Secretaría del Trabajo y Competitividad, con el experimentado político tlaxcalteca Ignacio López Sánchez, quien en su desempeño como titular del ICATLAX en los últimos meses se le ha visto muy dinámico firmando diversos convenios con Presidentes Municipales del Estado, así como recibir a la gobernadora en eventos propios del Instituto lo que le valió la confianza para su nuevo nombramiento y que integra a lo que venía siendo el SEPUEDE y el ICATLAX.

 

La Secretaría de Infraestructura Estatal deja atrás a la SECODUVI que durante muchos años se hizo cargo de la obra pública y el desarrollo urbano. El área de imagen y difusión de gobierno estatal cambia de denominación a Coordinación General de Comunicación y ratifican a su inicial titular Angélica Domínguez Hernández, de quien sigue contando con el respaldo de la titular del ejecutivo estatal y en CORACYT mantiene sus funciones de difusión a través de la radio, la televisión local y estaría pendiente el área de cine (mato grafía).

 

 El ITC adquiere rango de Secretaría de Cultura y se espera con cambios de fondo por la buena relación estatal con la federal. Estaría pendiente que pasa con el medio ambiente, la ecología y la procuraduría respectiva ya que fue una promesa de darle un mayor nivel jerárquico.

 

La SCT se actualiza a asuntos de Transporte y Movilidad. Finalmente los rumores de café sin sustento de que la hija de la gobernadora quedaría en la nueva secretaría del bienestar, le abre paso a  la académica María Estela Álvarez Corona; se dice que la forma es fondo y en esta ocasión hay que darle el beneficio de la duda a quienes ostentan ya el rango de secretarias y  secretarios para hacer de Tlaxcala un gobierno más eficiente, de beneficio para las personas y las familias, para las comunidades y municipios y no para familiares y amigos o compadres de quienes hoy son parte del gabinete legal.