Uno de los principios en materia electoral que deben atenderse con oportunidad en plazos y tiempos, sobre todo, es el de la certeza que deben tener los diferentes actos de un proceso electoral como este, ya avanzado y que tiene el día de hoy 3 de mayo visos de incertidumbre en lo que se refiere al registro de planillas para la elección de los sesenta ayuntamientos que conforman la geografía política tlaxcalteca.

 

Se entiende que el hecho de que hay a 15 partidos en competencia, da origen a una actividad mucho mayor en este periodo del calendario electoral considerado para otorgar registros a 299 presidencias de comunidad y acerca de medio millar de planillas que solicitaron registro para la contienda electoral que partir de las cero horas del cuatro de mayo deberán iniciar campañas. En los siguientes treinta días. Se entiende también que, con los requisitos ahora mayores de cumplir con la paridad de género, candidaturas a jóvenes, a grupos indígenas, en fin, todo lo que vincula a la no violencia contra la mujer de quienes tengan antecedentes de este tipo y que aspiren a un cargo en los ayuntamientos, todo ello genera cargas de trabajo mayúsculas para la autoridad electoral local. Sin embargo. Tampoco debe de ser escusa de dicha autoridad no darles certeza a partidos políticos, frentes y sus respectivos candidatos ya que la ley ordena también darle máxima publicidad a través de un medio impreso y el periódico oficial del estado un día antes de ese inicio formal de las campañas de centenas de y miles de aspirantes a los cargos que conforman un ayuntamiento, incluyendo desde luego a los presidentes de comunidad.

 

Algo o mucho anda mal con esta autoridad electoral que exige dinero y más dinero pero que no cumple acuerdos como el número 76 del año pasado y en el caso de los registros les debe mucho a actores políticos y ciudadanía en general, el consejo general del ITE.

 

Ahora resulta que el ITE tampoco cumple con el acuerdo del mismo consejo general que aprobó el calendario para iniciar a las cero horas del 4 de mayo las campañas políticas a los ayuntamientos, así como a las presidencias de comunidad, con el pretexto de que subsanen los partidos las irregularidades en suficiencias de expedientes de las candidaturas a dichos cargos.  Se violenta un acuerdo que el propio consejo aprobó, se rompe el principio de certeza y todo ello genera mayor incertidumbre en esta etapa importante del proceso electoral local.

 

Y se rompe también con el principio de equidad en los tiempos de competencia al afirmar que los partidos Fuerza por México y Verde Ecologista si pueden iniciar campañas.

 

De seguro las impugnaciones vendrán y con ello generan más confusión en el proceso electoral 2021,  

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial, así como de colaboradores de este medio de comunicación, previamente verificadas, comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.