Lo que se ve no se juzga, pero el Partido Acción Nacional (PAN) en Tlaxcala vive uno de sus peores capítulos en la historia política de la entidad; y es que la división entre militantes, los malos resultados electorales, alianzas improductivas, traiciones, falta de trabajo y compromiso son sólo algunos factores que tienen a este instituto político sumergido en la mediocridad.    

 

La situación en el PAN está que arde en virtud de que son muchos los intereses de grupos por manipularlo a conveniencia, la verdad es que la auténtica causa azul ya no tiene el peso y seriedad de cuando fueron gobierno.

 

Muchos panistas se han olvidado de su esencia doctrinaria, de la lealtad, pasión, entrega, compromiso y unión, varios son los que han emigrado hacia otras fuerzas políticas por causas ya mencionadas, y los que se mantienen se resisten a buscar una negociación de altura para conciliar y recuperar lo perdido, para muestra es la pugna y guerra sucia que protagonizan grupos previo a la elección interna para designar a la nueva dirigencia estatal.

 

Los grupos que apoyan a las dos aspirantes que ya solicitaron su registro Miriam Martínez y Minerva Hernández han caído en actos de difamación y ataques en redes sociales sin pensar que a quien benefician son al partido en el Poder, me refiero a Morena y aliados.

 

Los electores sólo miran desde la barrera política toda la guerra sucia que protagonizan los panistas, por lo tanto, podrían quedarse con la idea de que en el PAN no hay cambio porque se privilegia la pugna y la difamación en lugar de un autentico trabajo político, en pocas palabras no se ponen de acuerdo, y las facturas por las equivocaciones de estas dimensiones se  pagan tarde o temprano en las siguientes elecciones. 

 

Tanto Miriam Martínez y Minerva Hernández presumen su poder de convocatoria y se jactan de tener el apoyo de las vacas sagradas del PAN a nivel nacional y estatal, pero lo único que evidencian a la opinión pública son las fracturas y la desunión, que en este momento son unas de las más grandes debilidades de este partido. 

 

Lo que en este momento debe interesar a los panistas es verse fuertes y unidos, demostrar que tienen la intención de unificar, de conciliar, de respetar la decisión de los militantes y simpatizantes, de lo contrario corren graves riesgos como nuevos éxodos. Que tal.

 

BOMBAZOS…

 

Nos enteramos que la gobernadora Lorena Cuéllar Cisneros pidió a sus colaboradores más cercanos y trabajadores de confianza firmar su renuncia de contrato para evitar laudos y evitar daños a las finanzas públicas. Como la ve.

ARTILLERÍA PESADA…

 

El reto del nuevo secretario general de la Sección 31 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Cutberto Chávez, es unificar al gremio a la brevedad posible, en virtud de que hay rumores de un movimiento magisterial en caso de que no cumpla con sus compromisos cuando buscó el voto de los maestros. Ya se verá.