A la memoria de Gonzalo Muñoz Cruz.

 

Hoy el Baúl de los recuerdos se abre para comentar que el 1 de diciembre de 1529, Agustín Castañeda funda por segunda ocasión Zacatelco. Así que, este año se cumplirán 492 años de su fundación y estamos a escasos ocho años de que el municipio cumpla 500 años.

 

Por este motivo el grupo COPROBIZ “Ciudadanos organizados por el progreso y bienestar de Zacatelco”, han tomado la iniciativa de reconocer a personas del municipio, por diferentes motivos. Después de analizar varias propuestas decidieron reconocer a don Felipe Muñoz Pavón, quien nació un 5 de febrero de 1919, el próximo año cumplirá 103 años de edad.

 

 Precisamente en 1919, apenas habían pasado nueve años del inicio de la Revolución Mexicana, Cirilo y Domingo Arenas todavía estaban vivos. Ese año fue asesinado Emiliano Zapata; el palacio municipal, el parque, el mercado Ignacio Bonilla, por mencionar algunos edificios públicos de zacatelco, no existían, sólo estaba la “Escuela Ignacio Zaragoza”. Ese año se informó que a la fecha habían fallecido más de 463 mil personas por la epidemia del cólera.

 

Los padres de Felipe Muñoz Pavón fueron Guadalupe Muñoz Guarneros y María de la Luz Pavón Islas; nació en la Calle Colorines que va para Tlaxixtla. En aquellos tiempos la actual calle Emeterio Arenas apenas era una vereda.  Al paso de los años, compraron otro predio al señor Isidoro Pérez y así es como se agrandó la casa.

 

GONZ2.JPG - 33.03 kBMuñoz Pavón comenta que en aquellos tiempos en Zacatelco había gente muy sencilla, unida y trabajadora. Realizó sus estudios en la Escuela Ignacio Zaragoza y cursó hasta el quinto año de primaria. De sus tiempos de estudiante nos cuenta una vivencia que dice: “Cuando estaba en cuarto año, el profesor nos llevó al zócalo, enfrente de la iglesia había tres fuentes, la de en medio era la más grande, nos indicó que la rodeáramos. Dos alumnos midieron el diámetro y la altura y el maestro nos dijo que la llave daba diez litros por segundo. El problema consistía en saber ¿cuántos litros le cabían a la fuente y en qué tiempo se llenaba. Sólo tres alumnos lograron resolver el problema, uno de ellos fui yo” Además recuerda que, participó en comedias y competencias de atletismo donde llegó a obtener un segundo lugar a nivel estatal en los 100 metros planos.

 

Al salir de la escuela se dedicó al campo, aprendió a arriar la yunta, la surquear, a pizcar, etc., él piensa que gracias a todas las actividades que realizó en el campo se ha sentido bien.

 

Sus hermanos José y Leobardo se fueron para México y encontraron trabajo en la fábrica “Sedas Águila”, posteriormente lo llevaron a trabajar al mismo lugar. El deporte que le gustó fue el ciclismo. En bicicleta visitó las pirámides de Teotihuacán, fue a Pachuca, Toluca, a Morelia, Michoacán, Cuernavaca. Y claro, muchas ocasiones recorrió con su bicicleta la ruta Zacatelco-México y viceversa. También se dedicó al alpinismo donde visitó los Arcos de Sitio y escaló el Iztaccíhuatl, el Popocatépetl.

 

Al preguntarle cómo conquistó a su esposa, se queda visiblemente emocionado y dice con nostalgia “son recuerdos inolvidables”.  Posteriormente nos narra” En una de esas excursiones que hacíamos, fuimos allá por Tlalnepantla, ahí conocí a un muchacho llamado Manuel Cruz, nos hicimos amigos, un día lo fui a buscar a su casa, al llegar a la esquina venía su hermana, le pregunté por su hermano, me dijo que estaba en la casa, me acompaño, me presentó a su mamá y prácticamente, ahí le eché el ojo.   Un día los invité a presenciar el carnaval de Zacatelco, fuimos al “chaclalito” y ahí aproveché la oportunidad para declararle mi amor”.

 

Su noviazgo duró unos dos años, En 1950 se vinieron a casar por lo civil a Zacatelco y en 1951 por la iglesia.

 

Su esposa falleció hace algunos años, se llamó Carmen Cruz Beltrán y fue originaria de Almoloya de Alquicidas, Toluca, procrearon nueve hijos que son: Eduardo (†), Carmen, Jesús, María de la Luz, Pilar, Gonzalo (†), Luciano, Inés y Betty, todos ellos de apellido Muñoz Cruz.

 

Muñoz Pavón fue de bracero a Estados Unidos en 1944, estuvo en Salinas, California durante 6 meses; la segunda ocasión fue a Iowa y después a Kendo, Minnesota a 25 millas de la frontera con Canadá. Posteriormente por medio de la Unión de braceros en Tlaxcala, salió seleccionado para hacer de conocimiento de los braceros en universidades de San Francisco, los Ángeles, Santa Cruz, etc.

 

Fue mayordomo de Cuatlanapa, La Preciosa Sangre, San José, Santa Inés; presidente de los molineros, agente municipal de la sección segunda, donde se caracterizó por no cobrar un centavo por los servicios que brindaba. Algunos llegaron a decirle “debías cobrar por tus servicios, pues consumes papel, tinta y otros insumos, a lo que respondía “pobre gente ¿cómo le voy a cobrar?

 

Formó parte de la comisión para introducir el agua potable al panteón- la llevaron desde la calle Libertad hasta el panteón municipal- además de la construcción de dos fuentes. Participó en los trámites para la pavimentación de varias calles, la construcción de varias calzadas, arreglo de los bordos de las barrancas. Participo en el enlajado del atrio de la parroquia de Santa Inés, las lajas fueron traídas de la hacienda de Cuacuayola.

 

A sus 103 años de edad Felipe Muñoz Pavón, es un hombre lúcido, tiene una memoria excepcional, sus pláticas con exquisitas y llenas de sabiduría. Sólo nos quedó pendiente reunirnos nuevamente para echarnos un salta pa ´tras.

 

Método: Historia oral narrada por Felipe Muñoz Pavón

 

Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.