Los resultados preliminares de la elección a  gobernador de Tlaxcala son contundentes y la victoria corresponde a la abanderada de la coalición “Juntos Haremos Historia” Lorena Cuéllar Cisneros que de una manera mesurada se contuvo para no festejar por adelantado, fue hasta ayer cuando en el domo blanco del centro expositor concentró a sus seguidores para levantar la mano en señal de triunfo en la gubernatura, diputaciones federales, locales, alcaldías y presidencias de comunidad.

 

Cuéllar Cisneros se convierte en la segunda mujer en dirigir el destino de Tlaxcala, por lo que el reto es mayúsculo, está obligada a mejorar las condiciones de vida de los tlaxcaltecas, de superar resultados en todos los sentidos construidos por anteriores y el actual mandatario estatal, además de cumplir con  compromisos pactados durante las campaña que ha realizado por varios años.

 

Las consecuencias de ganar un proceso electoral van de la mano con elementos que se deben aplicar en un mandato como la responsabilidad, honestidad, transparencia, disciplina, determinación, poder de decisión, capacidad de gestión y negociación, inteligencia, pluralidad, inclusión y apertura para escuchar demandas los tlaxcaltecas.

 

Gobernar no es fácil, por lo tanto, Lorena Cuéllar tiene que mantener el acercamiento con la gente y tomar las mejores decisiones en la conformación de su Gabinete, eso significa que debe seleccionar y analizar perfiles de las mejores mujeres y hombres de Tlaxcala que la acompañarán en su sexenio.

 

No caer en el error de nombrar a servidores públicos por compromiso de campaña, por nexos familiares o por compadrazgo, los personajes que sean designados para encabezar las dependencias gubernamentales deben comprobar su experiencia, rendimiento, resultados y honorabilidad, deben poner en práctica lo que vocifera el presidente de México, no robar y no mentir,  es servir para resolver asuntos que aquejan a la sociedad.

 

Las consecuencias de gobernar van más allá de ganar una elección, es enfrentar retos, planear estrategias, tejer acuerdos y no olvidarse de la gente que confió en las propuestas de campaña, dejar a un lado la campaña y  partidos políticos, mejor concentrarse en gobernar sin errores, asumir con seriedad la responsabilidad que le confiere la ley.

De una vez poner las cartas sobre la mesa, un gobierno de puertas abiertas, plural, incluyente, que sepa escuchar para resolver y respetuoso de la diversidad de ideologías, gobernar para todos sin distinciones.

 

Lorena Cuéllar y su equipo deben esperar los resultados oficiales de las autoridades electorales para poner en práctica todas las consecuencias de ganar una elección, el camino aun es largo, recibir la constancia de mayoría, organizar recorridos de agradecimiento, foros para diseñar el plan estatal de desarrollo, ejes rectores de gobierno, slogan, nombramientos, toma de protesta, acuerdos con el gobierno de México, reuniones con diputados federales y locales electos, protocolos de entrega-recepción de la administración estatal y lo más importante cumplir y rendir cuentas a los tlaxcaltecas que confiaron en este proyecto político. Como la ve.

 

BOMBAZOS…

Nos dicen que la candidata de la coalición “Unidos por Tlaxcala” Anabel Aválos Zempoalteca no bajará la guardia, es decir, que encabezará espacios para continuar con su proyecto de fortalecer la grandeza de Tlaxcala y los tlaxcaltecas, habrá sorpresas y sorprendidos.

 

ARTILLERÍA PESADA…

Nos enteramos que las y los candidatos electos de la coalición “Juntos Haremos Historia” por las diputaciones federales, locales y alcaldías conformarán un frente para defender sus triunfos de posibles impugnaciones, así como para cobijar y apoyar las decisiones de su candidata próxima gobernadora electa Lorena Cuéllar Cisneros. Como aquí se escribe y se dice “El tiempo acomoda a todos en su lugar y así ocurrió con los resultados de la elección del pasado 6 de junio”. Que tal.

Hasta la próxima entrega de Frentes de Guerra.