Sin darse cuenta de que los errores en política se pagan muy caro, dos de las aspirantes a convertirse en próximas candidatas al gobierno del estado por el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), protagonizan, entre ellas, una serie de acusaciones y denostaciones con la finalidad de sacarse de la jugada y del método que se usará para designar a la persona que participará en la contienda electoral del próximo año.

 

Los equipos de estrategia y defensa en redes sociales que respaldan las aspiraciones de Lorena Cuéllar y Dulce Silva han cometido pifias, entre ellas, la de difundir noticias que hablan de que cualquiera de ellas se baja de la contienda, lo cierto es que entre las mismas morenistas se despedazan.

 

Esta guerra sucia arreció a partir de la difusión de la fotografía en donde Andrés Manuel López Obrador fue captado en una charla con la todavía delegada de los programas sociales del gobierno de México en Tlaxcala, Lorena Cuéllar Cisneros, a quien con el dedo de la mano le hace una señal de negativa, la imagen fue utilizada para crear memes para debilitar las oportunidades de Lorena.

   

En respuesta a este golpe político, no tardó la difusión de otra noticia en la cual bajan a Dulce Silva de las encuestas que habrán de definir al próximo candidato o candidata de Morena al gobierno del estado.

 

A todo esto, lo que muchos no saben es que Andrés Manuel López Obrador quiso decirle a Lorena Cuéllar, palabras más palabras menos y de acuerdo a su léxico “Serena Morena… todo a su tiempo; mientras tanto, no acepto reclamaciones, quejas o condiciones, sino hazle como quieras”.

 

La verdad es que mientras estas dos suspirantes se enfrascan en una guerra de lodo, Joel Molina, aprovecha el trabajo que realiza desde el Senado de la República para escalar posiciones y de paso ayudar a quienes lo habrán de acompañar en esta travesía en caso de ganar la competencia interna.

 

Nos enteramos que del otro lado, los partidos de oposición arman sus estrategias para sacar provecho de este conflicto entre morenistas, y es que dicen es la mejor manera de demostrar que los de Morena no tienen la capacidad de conciliar y mucho de gobernar, el buen ejemplo comienza en la casa.

Con o sin llamado de atención las diferencias y las denostaciones entre morenistas en Tlaxcala no tendrá tregua, al menos hasta que nombren al nuevo dirigente nacional o que AMLO ponga un alto con el envío del sobre que contenga el nombre de quien será el próximo abanderado o abanderada  al gobierno de Tlaxcala pese a quien le pase, así que mientras esto no ocurra y como dice el Presidente “serenas morenas”. Como la ve.

 

BOMBAZOS…

Bien por la actitud del Gobernador de Tlaxcala Marco Mena al dejarse desinfectar y usar cubre bocas en los actos y compromisos oficiales, esto es un buen ejemplo.

 

ARTILLERÍA PESADA…

Nos enteramos que comienzan a diseñar las estrategias para aumentar el posicionamiento de la actual alcaldesa de la capital Anabel Aválos con miras a la elección del próximo año,  y es que ya saben que las aspirantes de Morena, a pesar de sus diferencias, llevan delantera. Que tal.   

     

  Hasta la próxima entrega de Frentes de Guerra.