Si como Morena y aliados se aplicaron a fondo en la actual Legislatura para combatir moches y lo consiguieron, hicieran lo propio para unificar criterios con una ley vanguardista de las policías estatal y municipal, buscando dignificar a ese gremio, aquí en Tlaxcala podríamos a aspirar a  niveles óptimos en este complejo rubro.

 

dignap.JPG - 49.69 kBImaginemos que a los caóticos elementos de Zacatelco  -buenos para la ruleta rusa, para golpear gente y tripular patrullas apócrifas- los metieran en un mando único, con capacitación, salario digno, prestaciones.

 

Si así ocurriese en toda la geografía estatal, bajo la Inteligencia y rastreo de un C5 a cuyos operadores no se les vaya una, sino al contrario, cada acción, cada auxilio prestado, deje los terrenos de elementos semi salvajes con iniciativa, y ascienda al orden, a acciones coordinadas entre municipios, en regiones y cuadrantes, el estado dejaría impunidad y desorden, buscando su constante superación.

 

El actuar de esa poderosa mayoría de la 4T dejaría los divertidos discursos de "el escritor Terán" -buscador de verbos raros en google para sonar académico, y se permitiría alcanzar unanimidad al votar un documento rector sobre Seguridad Ciudadana que a todos involucre apostando al mando único, al orden, dignificación y pulcritud de las policías.

 

¿Por qué las mujeres policía ganan menos?

 

¿Por qué un guardián del orden no ha de aspirar a superarse en lo académico, a hacer carrera como policía?

 

¿Por qué no acabar por ley con mordida, extorsión, prepotencia, precariedad, ignorancia, maldad, violencia, venganzas, de quienes así de torcido han visto su ingreso a las policías estatal o municipal?

 

He ahí donde diputadas y diputados, Ejecutivo, Judicial, instituciones, organismos, policías probos y ciudadanos, tienen la gran tarea de alcanzar la perfección en un instrumento legal que ordene y enaltezca a los actuales elementos, luchando en su fuero interno por no renunciar a la honorabilidad cada vez que la quincena madura y ya no hay para la leche de los hijos, y para pasajes y para pan caliente.

 

Nada mal estaría que a quienes nos cuidan, patrullando o a pie, los favorezcan con becas, las mismas que decide Lorena, y que son carretas de dinero, para hacer de la tranza un mal recuerdo del cual se libre nuestro sufrido estado de Tlaxcala, haciendo justicia a los uniformados, cuyas familias también padecen hambre y pobreza, ni imaginamos en qué niveles.

 

Vamos a dirigir la mirada a CDMX. Allá le han avanzado en legislación y prestaciones. Un policía en promedio gana más de 14 mil al mes, mientras aquí nuestro rango va de 6,500 a poco más de nueve mil. ¡pues claro que no les alcanza! Y tienen que sacar su déficit como sea... morder, extorsionar, son el único camino.

 

Liberándose de mandos enquistados que quisieron apoderarse de la Policía Estatal, este tiempo es fundamental para meter orden, labrar el ordenamiento legal que siempre necesitamos pero jamás en condiciones legislativas tan favorables como las actuales.

 

Les envío un afectuosos saludo.

 

Comentarios: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.