Así de rápido se cumplieron 100 días de este nuevo gobierno. Creo que se avecinan bastantes ajustes porque, miren ustedes, no importa  que los derechos laborales sean pisoteados en este primer trecho de la administración, ahorita lo que vale es el rendimiento, en cifras duras y en el terreno político.

 

Hay de aquellos que la han regado una y otra vez. Los que se han ido de la lengua y a los que les crecieron las uñas.

 

Hay otros grupos. A los que aún no les cae el 20 respecto a la austeridad más que republicana, franciscana con la que los están remunerado.

 

Esto es un cambio rotundo, de estilo de gobernar y de forma de aplicar las políticas de la 4T.

 

Hoy mismo hemos de saber a quiénes les toca la frase de ¡Prueba no superada!

 

En un rato, el Informe de los Cien Días. Les aseguro que muchos están en capilla. La enorme mayoría echó una hueva incomparable. Los menos cumplieron al pie de la letra con su proyecto de este primer filtro, y hay varios que de plano no dieron el ancho.