Parece que a la ex alcaldesa de Tlaxcala Mildred Vergara Zavala, no le interesa asumir la presidencia del CDE tricolor. Y no sé si el motivo sea o haya desencadenado en un moretón en el ojo derecho. Pero en la sede priísta soltaron la versión de por el momento (y el ojo moro) no aplicarán el estatuto 123 fracción 4 para reunir a la Asamblea a ungir líderesa a la secretaria general.

 

MILDREE.JPG - 30.99 kBLa maese Vergara Zavala se constituiría al Ayuntamiento de Tlaxcala a tratar de alivianar la crisis desatada por el caos administrativo en la CAPAM y por un millonario laudo a partir de derechos laborales reclamados por regidores y presidentes de comunidad, un hecho al margen de la ley pero convertido en un tremendo pasivo que se une a reclamos de la base, esos sí en un marco avalado por el Tribunal laboral.

 

Lo malo de esta suplencia fue la capacidad para generar tantos problemas administrativos en un tiempo realmente tan corto.

 

Claro que con consecuencias legales pues hoy se habla de una posible pérdida de la libertad si es que a la recomendada del ex gobernador Marco Mena para quedar en el lugar de Anabell Ávalos Zempoalteca, cuando esta se convirtió en abanderada del PRIANRD a la gubernatura.

 

¿Entonces quién va a pagar los platos rotos y la supuesta furia lorenista a través del montón de denuncias presentadas por el alcalde morenista de Tlaxcala, Jorge Corichi Fragoso?

 

Pues todo indica que será Mildred.

 

¿Y Anabell?

 

Dicen que hay una relación si no tersa al menos de un respeto con Lorena Cuéllar Cisneros, a quien le urgiría una acción espectacular para obnubilar los desaciertos del inmoral y desconcentrado secretario de gobierno, Sergio González Hernández, cuyos días están contados en Palacio, donde por cierto anteayer hacían acto de presencia por causas que vayan ustedes a saber dos asistentes (Javier, su eterno chófer y su secretaria) del renegado ex-líder estatal del PRI, Noé Rodríguez Roldán.

¿A poco el cambio va en serio?

 

Miren ustedes lo que se ha convertido en una competencia por quedarse con el papel del malo de la película:

 

  1. Sergio González Hernández puede ser la gran decepción del lorenismo porque falló pese a la protección y hasta afecto que le tuvo su jefita hasta el grado de hacerse insostenible a causa de sus yerros que podríamos resumir en las distintas versiones respecto al desaparecido ex titular de la SSC, Alfredo Álvarez Valenzuela.

 

Mientras Gonzalez Hernández, despistado y desorientado alentó la idea de un Capitán de Fragata convertido en un vulgar evadido de la Justicia, su jefita motivó este encabezado en un medio nacional: CUELLAR: EX TITULAR DE SSC NO TIENE NINGÚN MAL ANTECEDENTE. DIO BUENOS RESULTADOS.

 

  1. A Noé Rodríguez Roldán, en caso de reemplazar en Segob a Sergio González Hernández, le aguardaría una manifestación poco grata de sus muchos ex-compañeros priistas a quienes no les pareció decente haber leído montón de cuartillas tirando lodo al partido en el cual militó 40 años.

 

En otras palabras, si a Sergio por tarugo se le vio mal, a Noé por bocón e ingrato le aguarda una permanente descalificación priístas y no priístas a quienes sencillamente les reventó la hiel el desempeño blandengue del calpulalpense (Machis lo llamaba "huevos tibios").

 

O sea, la eventual llegada de Rodríguez Roldán a la Segob, no es sinónimo  de paz interna y estabilidad en el estado, al contrario, la procacidad manifiesta contra su partido de toda su vida le harán vigente la voz popular que reza: "el pez por la boca muere".

 

¿Entonces qué pasó con Álvarez Valenzuela?

 

Chance y en su calidad de Testigo Protegido (probablemente por la información sobre cárteles como el Independiente  de Guerrero) el alto mando policíaco haría descubrimientos gravisimos en el comportamiento de la Policía Estatal, y fue menos lesivo para el Estado prescindir de sus servicios que confrontar al aparato entero, particularmente a los altos mandos, quienes no estarían coloridos con el crimen organizado... serían el crimen organizado.