Pese a que su período como presidente del Comité Directivo Estatal del PRI duraría hasta 2024, el calpulalpense Noé Ridríguez Roldán, renunció intempestivamente a su cargo.

 

Con un desempeño  francamente tibio y en la peor etapa de su partido, Rodríguez Roldán, devalúa su actuación como no hay precedente de un líder estatal.

 

Primero anunció que buscaría contender por la candidatura de la alianza por Tlaxcala a gobernador, pero cedió su lugar a Anabell Ávalos.

 

Se conformó con una diputación plurinominal en el lugar uno, calentó el lugar, pero después se hizo a un lado para ceder el espacio  a Fabricio Mena Rodríguez, hermano del entonces gobernador, Marco Mena y hoy a un tris de renunciar a su militancia  en el PRI, para incorporarse de lleno al grupo encabezado por su cuñada, la gobernadora  morenista Lorena Cuéllar Cisneros.