Hay modos de chamaquear a la gente, pero la pretendida forma en la no localización de Alfredo Álvarez Valenzuela (AAV), dibuja de cuerpo completo a quien debiera ser el mejor informado de Tlaxcala.

 

¿Ser o no ser? ¿Lo chamaquearon o nos quiere chamaquear?

 

Me inclino por lo segundo.

 

Dicen que el mismo miércoles el hoy no localizable recibió la instrucción de ¡volar!

 

Y voló.

 

Creo que con un día de retraso esa misma fuente habría hecho la caridad al Secre sin Inteligencia, de compartirle lo que el capitán de fragata había detectado al menos 8 días antes, dicen que con llamadas muy extrañas que hasta pudieron ser de los mismos policías... a saber verdad. ¿Les descubrirìa que eran ellos no cómplices del crimen organizado, sino que ellos eran?

 

Entonces ya no regresó, ni jueves, ni viernes. Eso lo podrán confirmar las cámaras del C4 de Barraza Jr; y las de la Policía municipal de Tlaxcala.

 

La cosa es que Sergio González Hernández no corroboró en la FGR si eso de las gentes de la SEIDO, o AIC era cierto, o formaba parte de la chamaqueada monumental que, a lo mejor describió en su polémica conferencia de medios, como unos supuestos agentes de la AIC a esos que en realidad ni eran.

 

¿Aprueban ustedes a este Secretario de Gobierno?:

 

"El día de ayer (el pasado viernes) me dieron a conocer la presencia de elementos de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) en la Secretaría de Seguridad  Ciudadana (SSC) del estado, mismos con los que fui enlazado para conocer los motivos de su presencia".

 

¿Me dieron a conocer?, ¿Quiénes le dieron a conocer? ¿Fue enlazado? ¿Sin confirmar en la FGR esa súbita presencia? Por lo tanto esa conversación es balín.

 

"Para entrevistarse conmigo me solicitaron todas las medidas de colaboración para localizar al Secretario de Seguridad  Ciudadana, Alfredo Álvarez Valenzuela, mencionando que tenían una orden para presentarlo ante un juez".

 

¿Le solicitaron? ¿Y se las concedió? Pero ni siquiera tenía la certeza que efectivamente eran agentes de la AIC. Le mencionaron tener una orden, pero ¿González Hernández es un tribunal a modo para ser informado de la existencia de una orden de presentación, o es ojos, nariz  y manos de la gobernadora Lore, quien depositó en él la confianza, no para andar creyendo sin evidencias que unos de la AIC ¡sin identificarse! deveras venían por AAV?

 

"En ningún momento mencionaron que existiera algún  tipo de delito, ni tampoco a solicitud de un servidor me presentaron documento alguno que hablara de esta orden de presentación".

 

(Si tocan a mi puerta unos que se dicen de Coppel, primero les exijo que se identifiquen, no vayan a ser rateros. Y luego les pregunto qué se les ofrece. Si no tienen una cuenta pendiente mía, pues de guaje les abro la puerta. Y si no me enseñan una factura de algo que pedí y no pagué, pues sáquense, esfúmense, me quieren chamaquear)

 

"De forma inmediata y en presencia de los elementos de Investigación  Criminal (AIC) realicé diversas llamadas para localizar al Secretario  de Seguridad Ciudadana (SSC), sin embargo esto no fue posible y hasta el día de hoy no está localizable".

 

Sergio González fue enlazado, según lo narra. Pero con velocidad vertiginosa se puso en presencia de los elementos  de la AIC. ¿Y dicen que no nos quiere chamaquear? Yo digo que sí. Ahora, ¿Para qué se pone a realizar diversas llamadas telefónicas si Álvarez Valenzuela no era un, un plomero ¿disculpe se encuentra el maistro, es que aquí lo buscan unas gentes? ¿ no está? ¿ o sea, está ilocalizable?

 

 

 

Desconocer el protocolo en una orden de presentación

 

En el supuesto que los agentes de la AIC (ya los certificó el Secre sin Inteligencia) deveras hubieran tenido la encomienda de llevarse a AAV a presentar ante un juez habrían seguido este camino:

 

  1. Se anuncian ante la delegación de la FGR.

 

  1. A dicha Delegación solicitan el apoyo de sus agentes para cumplir con dicha orden de presentación.

 

  1. Una vez localizado el objetivo, en ese momento solicitan al juez correspondiente la liberación de dicha orden de presentación. Aguardan a tenerla en la carátula de su teléfono móvil, y la muestran a la persona que van a presentar. Cuando esta tenga conciencia que van por ella, entonces proceden a trasladarlo: a) a la FGR b) a la casa de Justicia c) a la Procuraduría  General  de Justicia (PGJET). Y de ahí, hechas las actas, se lo llevan a algún reclusorio donde más tarde pueda ser llevado al juzgado que lo requiere, ante el juez.

 

En esto consiste el protocolo de presentación de persona.

 

Así como lo narra Sergio González Hernández, se torna... ¡difícil de creer!

 

Detalles que no deben pasar inadvertidos

 

  1. ¿Si AAV voló el miércoles, lo hizo con todo y escolta, consistente en cuatro unidades blindadas, con sus respectivos tripulantes, asignados expresamente a la custodia del hoy no localizable?

 

  1. ¿Se llevó con él a su familia? esa no es una maniobra sencilla.

 

  1. Esas unidades blindadas cuentan con un chip para localizarlas en casos como este ¿ya saben su paradero? ¿hubo cambio de vehículos? Las unidades ya deben estar en la SSC. ¿Ya declararon los tripulantes? ¿AAV fue capaz de llevar consigo unidades y personal? ¡difícil de creer!

 

Medidas que se deberían tomar

 

Pues creo que la única consistiría en separar del cargo al Secretario de Gobierno para que explique la abundante cauda de mentiras e imprecisiones en que ha ido cayendo.

 

Una mentira tapa a la siguiente. Y aquí  hay demasiadas mentiras.

 

  1. ¿Será verdad como se rumora que, en todo este embrollo destacaron palabras y códigos utilizados por policías estatales?

 

PD-2. ¿Será verdad como  se rumora que Sergio González Hernández, por dignidad, ya debería hacer válida la renuncia como titular de la Segob que hace unos días firmó al delicado y provo Gelacio Montiel Fuentes?