Necesario hacer más equitativo el mecanismo para comprar un bien inmueble, aseveró la legisladora de la bancada tricolor.

 

Busca fortalecer los trabajos ya emprendidos por el Instituto en beneficio de millones de personas ocupadas que perciben un salario en México.

 

Ante los contrastes salariales, la diputada federal Laura Haro Ramírez presentó una iniciativa que pretende reformar el artículo 44 de la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, con el fin de agregar un párrafo para especificar que “el costo anual total de cada uno de los créditos otorgados a las y los trabajadores no podrá ser superior al ocho por ciento”.

 

La integrante del Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (GPPRI) remarcó que tal medida, de aprobarse, será aplicable para todos los derechohabientes a partir del siguiente ejercicio fiscal, incluyendo a quienes obtuvieron su crédito antes de la entrada en vigor del presente decreto. Con ello, puntualizó, se contribuirá a fortalecer los trabajos ya emprendidos por el Instituto en beneficio de quienes perciben un salario en México.

 

“Para millones de personas es muy complicado adquirir un patrimonio, por lo que es necesario que se modifique la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, a fin de hacer más equitativo el mecanismo para comprar un bien inmueble”, afirmó la diputada federal Laura Lorena Haro Ramírez.

 

Al presentar una iniciativa de reforma a dicho ordenamiento, opinó que México no puede seguir transitando bajo un esquema desigual en todo sentido, incluso en factores económicos, donde existan cobros desmedidos en materia de intereses.

 

Expuso que los beneficiarios del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit) deben repartir sus ingresos entre la adquisición de la canasta básica, el pago de servicios y otros gastos fijos, lo que les dificulta tener recursos para hacerse de un patrimonio.

 

“Toda persona que acude a una institución de gobierno es porque requiere del apoyo del Estado, situación que debe ser innegable para cualquier persona que lo haga, se encuentre en condiciones de vulnerabilidad o no”, afirmó en su propuesta la representante de la bancada tricolor en la Cámara de Diputados.

 

Detalló que, del número total de las personas con trabajo formal, alrededor de 20 millones 400 mil personas están afiliadas al Instituto Mexicano del Seguro Social, de las cuales 12 millones y medio son hombres y 7 millones 900 mil son mujeres.

 

Respecto al nivel de ingresos, agregó Haro Ramírez, alrededor de 12 millones 300 mil personas perciben menos de un salario mínimo; 21 millones 400 mil personas ganan de 1 a 2 salarios mínimos; 10 millones 700 mil reciben de 3 a 5 salarios mínimos; 959 mil son remunerados de 6 a 10 salarios mínimos y solo 178 mil, más de 10 salarios mínimos.