Los 33 millones de pesos del fideicomiso, en proceso de recuperación,  por el pago anticipado de la deuda pública del ayuntamiento de Puebla, se notarán en las arcas municipales durante la parte final la administración. 

Meses atrás, la gestión local pagó 41 millones de pesos, el viernes 22 de enero previo, para ahorrar 70 millones de pesos, y ahora espera el regreso de 33 millones de pesos por liquidar el empréstito que tenía desde 2005.

Son los trámites burocráticos del banco los que frenan momentáneamente el regreso del recurso, que servirá a la administración municipal. 

El tesorero, Armando Morales Aparicio, en una sesión de la Comisión de Patrimonio y Hacienda, desarrollada semanas atrás, priorizó confiar en que antes de que termine la administración, ese recurso se note en las arcas. 

"Le hemos dados seguimiento puntual, tuve una llamada con la institución, vamos avanzado con la cancelación, es un proceso largo y engorroso, pero confío que antes de que concluya la administración, ese recurso esté en las arcas y les informaremos cómo va”, aclaró el funcionario municipal.