En municipios como Escobedo, San Nicolás, entre otros, los habitantes buscan líquido en cisternas y tinacos comunitarios; vecinos afirman que parecen escenas ‘apocalípticas’

 

Neoloneses recolectando agua.Mientras algunos vecinos calificaron como “escenas apocalípticas” lo que se está viviendo con el tema del agua en Nuevo León, unos realizaron filas por espacio de varias horas para abastecerse del vital líquido.

 

Habitantes de los municipios de Guadalupe, Juárez, Escobedo, Apodaca, San Nicolás y García salieron desde temprana hora de su casa, pero no a trabajar sino a buscar agua en las cisternas y tinacos comunitarios, porque no tienen ni una gota desde hace tres o cuatro días.

 

En la colonia Cieneguita de Apodaca la gente llenó sus botes en un tinaco instalado en un parque municipal y mencionó que tiene tres días sin agua, por lo que ya se encuentra desesperada.

 

Algunos se ayudaron de sus carros para transportar los contenedores con el vital líquido, pero los que no tienen vehículo propio llevaron triciclos o de plano hicieron uso de su fuerza para cargarlos.

 

Nunca había visto algo así, es apocalíptico, al rato nos vamos a andar peleando por el agua”, señaló Ismael Contreras, vecino del sector.

 

En el ayuntamiento de Guadalupe, habitantes de la colonia Ignacio Allende también formaron largas filas para poder llevar algo de agua a sus hogares.

 

En la colonia Industrias del Vidrio, en San Nicolás, los afectados tomaron el vital líquido de unas tomas del parque porque el tinaco que se instaló en el sector ya estaba “seco”.

 

“Ahora sí que estamos tomando agua de donde se puede. Hay unas tomas en el parque y pues de ahí, porque hay que bañarse, lavar los trastes, para el baño”, comentó un hombre, quien prefirió omitir su nombre.

 

Los neoloneses llenan garrafones de agua de tinacos o cisternas comunitarios para sus actividades diarias. Foto: Aracely Garza

 

El domingo, el titular de Agua y Drenaje de Monterrey, justificó que el desabasto de agua en el 50 por ciento de la población ahora tuvo como origen una macrofuga en el acueducto de la Presa El Cuchillo.

 

Especificó que una falla en el suministro eléctrico de las plantas de bombeo ocasionó esta problemática a través de la cual se estaban fugando 600 litros de agua por segundo.

 

La situación propició que se apagarán los equipos de bombeo mientras se reparaba el desperfecto; sin embargo, eso dejó sin el vital líquido a seis municipios de la zona metropolitana, que se abastecen de Monterrey V.