Katy Perry compareció ante el parlamento por el escape de los seis terroristas.

 

La comisionada del Servicio Penitenciario, Katy Perry, compareció ante la Knéset luego del escape de seis terroristas de la prisión de Gilboa.

 

Durante su presentación, Perry aseguró que en los últimos 10 años se habían frustrado más de 300 intentos de escape. «La posibilidad de fuga es la mayor amenaza, y es parte de la agenda de todos los oficiales», aseveró.

 

La funcionaria enfatizó que su área trabaja para «erradicar el crimen dentro de las cárceles, recopilar información de inteligencia y frustrar» los escapes.

 

La comisionada, que comenzó sus tareas en enero, explicó la situación actual en las prisiones israelíes. Según ella, hay aproximadamente 14.000 prisioneros, alrededor de 4.000 prisioneros de seguridad y aproximadamente 10.000 criminales, en 30 instalaciones en todo Israel.

 

En relación a los escapes de los seis terrorista, Perry aseguró que se tomaron una serie de medidas en reacción al incidente. Éstas incluyen un aumento de la seguridad en las cárceles y dispersar a los prisioneros de seguridad vinculados a la Jihad Islámica.

 

Además, estableció un equipo junto con los militares y otros funcionarios, “que va celda por celda y ala por ala” en cada prisión con el fin de “revisar la ingeniería de los edificios, ver los planos y verificar lo que hay bajo tierra».

 

Perry instó a no sacar conclusiones precipitadas antes de que la comisión de investigación ordenada por el ministro de Seguridad Pública, Omer Bar-Lev, pudiera completar su trabajo. “Recomiendo dejar que el comité termine su trabajo y termine su investigación antes de tomar decisiones importantes», indicó.