Líderes transportistas pidieron la intervención del Gobierno del Estado, para poner un alto al actuar de los elementos de la Guardia Nacional,  quienes a través de operativos infraccionan a las unidades del servicio colectivo que circulan por tramos carreteros  federales.

 

Uno de los dirigentes , Valentín Meléndez Tecuapacho,  explicó que esta situación no pude  continuar pues las afectaciones  superan  los 13 mil pesos para  a  los transportistas, ya que  son retenidos  y  les quitan las unidades  para posteriormente  ser remitidas a los corralones,  donde  de la misma  forma  son prácticamente extorsionados para poder recuperar la camioneta.

 

Detalló que durante los  últimos  días,  13 de sus compañeros  fueron infraccionados, bajo el argumento de transitar   en vías federales sin los permisos correspondientes, sin embargo  existe un  acuerdo que datas de años atrás (2005),  donde las unidades  del servicio colectivo  con placas estatales pueden circular sin objeciones.

 

Manifestó que  más del 90  por ciento de las vías de comunicación en la entidad   son del ámbito federal, por lo que sería  imposible  no circular sobre ellas, en todo caso que el Gobierno abra nuevas vías para poner fin a este conflicto o de plano que se les de permisos federales para poder circular.

 

Añadió que la Guardia Nacional  no está en sus facultades infraccionar a las unidades, su trabajo es proteger a la población de la delincuencia organizada  y hacer frente a los delitos de alto impacto,  por lo que  esto se podría tratar de una situación de extorción hacia las colectivas.

 

Valentín Meléndez, agregó que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (SECTE) no han hecho nada  para  frenar esta situación, en este caso el Director Gilberto Silva, quien es el responsable directo para atenderé el tema ya que cono a la perfección el caso.

 

Finalmente  adelantaron que de no resolverse su demanda, pedirán el apoyo de más de 90  organizaciones del transporte público en la entidad y regresarán a Palacio de Gobierno  para endurecer la exigencia.