Venció el 31 de diciembre y al momento el Cabildo no ha sesionado para decidir si la empresa Copemsa se mantiene para el cobro

 

(Moisés Morales) Los parquímetros instalados en las calles céntricas del municipio de Chiautempan presuntamente operan en la ilegalidad desde que inició el 2022.

 

El contrato venció el pasado 31 de diciembre y hasta el momento el alcalde Gustavo Jiménez Romero no ha convocado a Sesión de Cabildo para que los integrantes decidan si la empresa Copemsa se mantiene o no como la operadora del servicio.

 

No obstante, desde que inició el presente mes los empleados de Copemsa recorren las calles de 9:00 a 21:00 horas y los sábados hasta las 15:00 horas, para verificar que todos los automóviles estacionados en la zona delimitada como de parquímetros cuenten con ticket vigente en pago de tiempo, de lo contrario aplican como sanción la colocación del inmovilizador conocido comúnmente como “araña”.

 

Esta situación es percibida como una ilegalidad, pues el Ayuntamiento no cuenta con el sustento jurídico para inmovilizar a automovilistas y mucho menos para cobrar un servicio que no está normado por ningún documento oficial.

 

Aunado a ello, se desconoce la cantidad que ha recabado el gobierno municipal por concepto de parquímetros, si ha sido reportado a la Tesorería como parte de los ingresos propios y uso que tiene ese recurso.

 

A eso se suma que son los empleados de parquímetros los que colocan las “arañas” a las unidades automotoras, inconsistencia que contraviene los mandatos establecidos por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, específicamente en la Acción de Constitucionalidad 13/2013, la cual indica que esa facultad es única y exclusiva de la autoridad municipal, representada a través de personal de seguridad pública y no de un particular

 

Aunado a ello, algunos automovilistas han remitido quejas al ser víctimas de una doble sanción, pues si a las 21:00 horas no acuden a pagar su multa, les retiran la placa o el mismo personal de parquímetros amaga con mandar el vehículo al corralón a través de una empresa de grúas.

 

EL ANTECEDENTE

Desde enero de 2018 la empresa Copemsa es la responsable de operar los parquímetros en Chiautempan, en sustitución de Parkimovil, que solo estuvo un año (2017); no obstante, para su instalación el exalcalde Héctor Domínguez Rugerio no tomó en cuenta al Cabildo y mucho menos hubo licitación para su adjudicación.

 

No solo eso, el Reglamento para su operación es muy ambiguo y el contrato no ha sido transparentado, de ahí que se desconoce a cuánto ascienden los ingresos y las partes proporcionales que se dividen entre Copemsa y el Ayuntamiento.

 

Aunado a ello, las tarifas en Chiautempan son más caras que las aplicadas en la capital del Estado o en el municipio de Apizaco.

 

De acuerdo con la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y la tlaxcalteca, el Cabildo es el órgano colegiado que goza de la máxima representación del ayuntamiento y la Ley Municipal del Estado concede a la figura de presidente municipal la facultad de celebrar actos y contratos a nombre del Ayuntamiento, pero su atribución se encuentra limitada al citar textualmente el artículo 41, fracción XVIII de la misma legislación, que debe hacerse “previa autorización que el Cabildo otorgue al respecto”.

 

Asimismo, cada contrato debe substanciarse mediante el debido procedimiento de licitación o concesión, como lo marca la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Estado de Tlaxcala, en el Capítulo III.

 

Horario de parquímetros:

 

Lunes a viernes de 09:00 a 21:00 horas

Sábado de 09:00 a 15 horas

En Tlaxcala capital cuesta seis pesos una hora de parquímetro y 120 pesos el retiro de la “araña” por rebasar el límite permitido o no pagar, mientras que en Chiautempan cuesta siete pesos la hora y 140 pesos la sanción.