El periodo pico de la concurrencia en terrenos agrícolas es en los meses de marzo-abril

 

(Jesús Zempoalteca) Enero es el mes en el que el gobierno de la República permite a los agricultores tlaxcaltecas iniciar sus quemas agrícolas, pero mantiene una serie de recomendaciones para evitar que el fuego se salga de control y alcance zonas forestales.

 

La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana; la Coordinación Nacional de Protección Civil; Centro Nacional de Prevención de Desastres; Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural y la Comisión Nacional Forestal establecieron los tres primeros cuatro meses de inicio de año de quemas agrícolas.

 

Así, en enero, tienen permitido iniciar sus quemas la Ciudad de México, Estado de México, Morelos, Puebla, Tlaxcala, Hidalgo y Querétaro, pero en mayo deben concluirlas.

 

El periodo pico de la concurrencia de quemas en terrenos agrícolas es en los meses de marzo-abril, mientras que el de mayor número provocado por aquellas quemas es abril.

 

De acuerdo con la información oficial, una de las principales causas de los incendios forestales es la quema agrícola no controlada que realizan los campesinos al prender fuego a sus tierras, para favorecer la nueva siembra después de la cosecha, acabar con plagas o cambiar el uso de suelo.

 

Entre las acciones para prevenir incendios forestales durante una quema agropecuaria son: avisar a las autoridades municipales, agrarias, de Protección Civil o de la Conafor, colocar brechas cortafuego, revisar que no existan más quemas en el mismo lugar o región en una distancia de 10 kilómetros.

 

Además, notificar a los dueños vecinos de terreno en torno a la deflagración para que estén al pendiente de las llamas; mantener bajo control el fuego dentro del terreno agropecuario; y que la quema sea apoyada por al menos cinco personas o más dependiendo del tamaño del terreno.

 

Otras recomendaciones: Revisar las condiciones del clima, si el día está nublado, si hay fuerte viento y cuál es la dirección del mismo; realizar la quema temprano, cuando no haya calor y en días de poco viento.