Activistas del Centro Fray Julián Garcés exhortan a la CNDH a cumplir la recomendación 10/2017

 

(Jesús Zempoalteca) Los derechos humanos a un entorno saludable y de acceso al agua limpia continuarán vulnerados si la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) da por cumplida la recomendación 10/2017 o anuncia avances significativos en el tema, alertó activista.

 

La mañana de este martes, Alejandra Méndez Serrano, directora de la asociación civil, Centro Fray Julián Garcés aseveró que, a diez años de la presentación de la queja todo ha redundado en simulaciones, pues no existe trabajo real que demuestre avance en el saneamiento de la cuenca Alto Atoyac.

 

Lamentó que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales haya abierto un Foro de Consulta, para recabar propuestas, opiniones, y planteamientos sobre la forma de dar cumplimiento a la recomendación vigente, a pesar de que hay vastos aportes en materia, por parte de personas afectadas, instituciones especializadas y académicos.

 

Por ello, exhortó a la CNDH a que revise y seguimiento a las reiteradas violaciones a las garantías individuales; que tome en cuenta la Propuesta Comunitaria para el Saneamiento Integral de la Cuenca Atoyac–Zahuapan -que presentó el Centro Fray Julián- y que concrete la reparación del daño ecológico en las comunidades.

 

Piden supervisar talleres

Llamó también a que un comité interinstitucional revise la viabilidad técnica de la operación de más de 80 talleres asentados en los municipios de Tepetitla, Nativitas, Teacalco, Texoloc, Totolac, Tlaxcala e Ixtacuixtla.

 

Resaltó la necesidad de que abran los procesos a la participación propositiva de los habitantes de la Cuenca, pues es su legítimo derecho y está asentado en la mencionada recomendación, para que a la postre elaboren e implementen un Programa Integral de saneamiento.

 

Exigió que el proceso de restauración de la cuenca sea coordinado por el Grupo de Coordinación Interinstitucional conformado por la Secretaría de Salud; la del Medio Ambiente y el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

 

De ignorar las peticiones, aseguró que existe el riesgo de que las dependencias de gobierno recomendadas y la propia CNDH desechen el proceso de trabajo para el saneamiento y mantengan acciones de remediación simulada, que costará más vidas de las que ya ha costado a las comunidades y que la violación a los derechos humanos reincida.

 

Además pidió que se integre todo lo vertido el 11 de octubre en el Foro de Semarnat, por las comunidades afectadas, academia y el Centro Fray Julián Garcés, como insumo para una resolución efectiva a esta problemática.