En un hecho inédito  para la historia de Tlaxcala, la noche de este 15 de septiembre el Gobernador del estado, Marco Antonio Mena Rodríguez, en el salón rojo de Palacio de Gobierno, emitió un mensaje de esperanza a toda la población tlaxcalteca, en un momento  crítico y difícil  por la contingencia sanitaria de la COVID-19.

 

En su mensaje el mandatario estatal, y sin  grito de independencia; ante un zócalo vacío, donde por años ha sido el escenario de múltiples festejos del inicio de la independencia de Mexico, el titular del poder ejecutivo, sostuvo que no era conveniente realizar la ceremonia del Grito de Independencia debido a la pandemia.

 

La campana de Dolores, que enmarca el histórico edificio del primer cuadro de la ciudad capital, no retumbo en los corazones del pueblo tlaxcalteca, ni se escucharon los nombres de los iniciadores del movimiento libertador; en contra parte lucio  una plaza vacía y custodiada para evitar la concentración masiva de personas.

 

El mandatario, Marco Mena, consciente del desánimo social y de una inevitable economía quebrantada, adelantó que promoverá la creación de empleos y anunciará proyectos de inversión en obra pública y el sector privado, para generar fuentes laborales en plena pandemia.

 

Aseguró que a través del Programa Emergente de Apoyo a la Economía Estatal ante Covid-19,  se conservaron  más de 6 mil 700 fuentes laborales y se protegió  el ingreso monetario de miles de familias tlaxcaltecas.

 

Los héroes que hora fueron reconocidos  fue el personal médico, por su labor heroica en la defensa contra la pandemia,  y destacó que Tlaxcala ha sido un referente nacional por la forma de responder a la emergencia sanitaria.

 

Sin embargo fue claro al señalar que somos los únicos responsables del cuidado de nuestra salud,  de nuestras familias, al tiempo que expresó sus condolencias y solidaridad para las familias que han perdido un ser querido por el SARS CoV-2.

 

Las únicas  arengas emitidas por el Gobernador Marco Mena al final de su mensaje   fueron ¡Viva México! y ¡Viva Tlaxcala!; así sin más, se vivió el tradicional grito de independencia, en un tierra donde las tradiciones y la algarabía  forman parte de su riqueza cultural que fue opacada por la letal presencia del nuevo agente viral.