Alejandra Fraustro Guerrero, titular de la Secretaría de Cultura federal, emitió una carta a la Sociedad Gerhard Hirsch Nachfolger, ubicada en Múnich, para informar que en la subasta programada para el 21 de septiembre, el Instituto Nacional de Antropología e Historia identificó 74 piezas arqueológicas que propiedad de la nación mexicana, por lo que la venta de las mismas constituye un delito, además de fomentar el tráfico y la delincuencia trasnacional organizada, expresó la dependencia a través de un comunicado.

 

“Por ello, la titular de la política cultural mexicana solicitó que se tomaran las medidas y acciones necesarias para detener la venta de dichas piezas para su eventual recuperación. Ello, de conformidad con las disposiciones de la Convención sobre las medidas que deben adoptarse para prohibir e impedir la importación, la exportación y la transferencia de propiedad ilícitas de bienes culturales de 1970, así como la Ley de 1934, que prevé desde entonces, la prohibición de exportación de este tipo de piezas, ley que, en 1940, fue reformada con la creación del INAH”

 

El comunicado puntualiza que la SC federal y el INAH interpusieron la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General de la República (FGR) y que se hizo del conocimiento de la Consultoría Jurídica de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) solicitando su asistencia diplomática.

 

“Con estas acciones, la Secretaría de Cultura y el INAH confirman su compromiso de combatir el tráfico ilícito de bienes culturales y de trabajar, en el marco de sus competencias, por la recuperación del patrimonio mexicano que se encuentra fuera de nuestras fronteras”.

 

“La restitución de piezas constituye un esfuerzo interinstitucional e internacional que los legados históricos retornen a su origen”