Estudiantes y docentes llaman al INBA y SC para que tengan un inmueble propio y adecuado / Que dejen de pagar rentas millonarias de edificios, añaden.

 

Alumnos y profesores del Centro de Educación Artística (Cedart) “Frida Kahlo”, ubicado la Ciudad de México, piden que el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) y la Secretaría de Cultura les garanticen instalaciones seguras para la enseñanza, ya que el INBA dejará de pagar la renta de la actual sede para arrendar por 575 mil pesos mensuales un nuevo un edificio en la colonia San Pedro de los Pinos.

 

La comunidad estudiantil y docente denuncian que ese nuevo edificio carece de ventanas en áreas donde la ventilación es necesaria por el manejo de químicos y solventes que realizan los alumnos de artes plásticas y fotografía, además denuncian que no hay salidas de emergencia y que el techo es de lámina.

 

“No queremos ser un ABC o un Colegio Rébsamen. Queremos que Lucina Jiménez, directora del INBA, y Alejandra Frausto, secretaria de Cultura, nos den una audiencia porque hasta la fecha no tenemos respuestas. Que pongan fin a rentas millonarias de edificios inadecuados”, expresó la comunidad del Cedart en conferencia de prensa.

 

En un comunicado, la SC informó que el pasado 3 de febrero fue atendida la solicitud de estudiantes para contar con una nueva sede académica que albergue al Cedart, además se aceptó revisar las propuestas de otros inmuebles que resulten viables para su eventual arrendamiento.  Explica que con anticipación se notificó a la comunidad estudiantil el cambio de sede del Cedart “Frida Kahlo”  debido a que el 31 de diciembre se venció el contrato de arrendamiento.

 

El Cedart “Frida Kahlo” se ubicaba, hasta diciembre de 2020, en José María Iglesias 59, colonia Tabacalera, alcaldía Cuauhtémoc, donde tampoco existen condiciones para enseñanza. Por ejemplo, no había vestidores ni patio que fungiera como punto de encuentro en caso de sismos. Ahora la escuela se mudará a Avenida Uno 61, en San Pedro de Los Pinos, Benito Juárez, donde tampoco hay condiciones.

 

“Los Cedart son bachilleratos de arte y humanidades que forman parte del INBAL, hay 12 planteles en el país, de los cuales, tres están en la CDMX. Desde hace 45 años, el Cedart “Frida Kahlo” ha padecido la falta de un inmueble acorde a las necesidades para impartir las asignaturas de las diversas áreas artísticas, así como las de ciencias y humanidades”, comentó el maestro Daniel.

 

Los maestros temen la deserción que causaría el cambio de domicilio, ya que muchos de los estudiantes son del norte y oriente de la ciudad, así como de la zona conurbada. De acuerdo con una encuesta hecha por los profesores a 135 alumnos de un total de 190, el 37 por ciento abandonaría el Cedart por un aumento del tiempo en traslado.

 

Los docentes también se verían afectados, ya que 32 profesores de 40 están en contra de la mudanza.

 

“Según un análisis realizado por una arquitecta, madre de uno de nuestros estudiantes, se nos indicó que el inmueble no tenía salidas de emergencia para desalojar a la comunidad, ni ventanas suficientes para la ventilación, además de que el laboratorio de ciencias y artes plásticas están situados de tal forma que los cuerpos de socorro no podrían intervenir en caso de incendio”, detalló Daniel.

 

Los techos al ser lámina, harían que el inmueble se sobrecalentara generando un ambiente inadecuado para los alumnos y docentes, añadió.

 

Es por ello que la comunidad del Cenart pide a Lucina Jiménez que atiendan sus tres demandas: asignar un espacio propio dentro de la demarcación en que estaba el Cedart, que las autoridades del INBA hagan una mesa bilateral de trabajo entre autoridades y docentes para buscar solución a las necesidades de la población académica, y que intervenga el Gobierno de la Ciudad de México y el Gobierno Federal para lograr un convenio a favor de un inmueble propio.

 

Por último, los profesores indicaron que la nueva sede estaba anunciada en internet como inmueble en renta por 575 mil pesos mensuales.

 

…. Y mientras tanto, SC gasta millones en rentar dos bodegas

 

La Secretaría de Cultura afirma que durante la administración de Alejandra Frausto Guerrero se han pagado 9 millones 795 mil 42 pesos por la renta de dos bodegas donde almacenan archivos, bienes muebles y utilería que ocupa y genera toda la dependencia.

 

A través de una nota enviada a Crónica, la SC detalla que por recomendaciones de Protección Civil, en sus tres inmuebles administrativos (dos en la CDMX y uno en Tlaxcala) no pueden resguardar los insumos que alojan las bodegas ya que generarían mucho peso.

 

Crónica dio a conocer el dinero que gasta la dependencia en rentas de dos bodegas desde 2019, a lo que la SC respondió que:

 

“Derivado de los últimos sismos ocurridos en la Ciudad de México y por recomendaciones de Protección Civil, es necesario que el archivo de concentración y archivo muerto así como bienes muebles fuera de uso y los bienes de utilería para los diversos festivales y ferias culturales, no se encuentren en dichos inmuebles, con la finalidad de disminuir el peso y los riesgos para el personal ante cualquier desastre natural”.

 

En cuanto a los 10 millones de pesos que la SC pagó por un edificio en la colonia Santa María la Ribera durante 2019, la dependencia señaló que al no seguir arrendando el inmueble, implicó –para 2020– un ahorro de 10 millones 295 mil 470 pesos.