Eduardo Llerenas señala que le preocupa el estado de las grabaciones de Beno Lieberman y Enrique Ramírez de Arellano, que son Memoria del Mundo por la UNESCO

 

El momento en que se entregaron las cintas de carrete de Beno Lieberman y Enrique Ramírez de Arellano a la Fonoteca Nacional

 

El sello Discos Corasón, que dirige Eduardo Llerenas, manifestó su rechazo al recorte presupuestal de la Fonoteca Nacional y expresó su preocupación por la conservación de las grabaciones que Beno Lieberman y Enrique Ramírez de Arellano realizaron el siglo pasado, hoy reconocidas por la UNESCO como Memoria del Mundo y depositadas en la Fonoteca.

 

A través de sus redes sociales, Llerenas también cuestionó el futuro de toda la discografía que ha generado su disquera con más de 30 años de vida registrando los sonidos de los pueblos indígenas de México, así como la música de artistas cubanos y africanos.

 

“Rechazamos el recorte tan drástico al presupuesto de la Fonoteca Nacional que impactará a un equipo dedicado y profesional. Para Discos Corasón, la entrega de varias maletas llenas de cintas de carrete abierto, con grabaciones únicas que hice con Beno Lieberman y Enrique Ramírez de Arellano entre 1971 y 1985, fue un momento de mucho orgullo. El Smithsonian Institute quiso obtener esta colección para su archivo en Washington D.C., pero decidimos que estos materiales se quedaran en México”, escribió.

 

Esa colección, añadió, se trata de la cultura musical del son mexicano: toda la Huasteca (San Luis Potosí, Tamaulipas, Hidalgo, Veracruz, Puebla y Querétaro), además de música de los estados de Jalisco, Michoacán, Guerrero, Veracruz, parte de Guanajuato, Oaxaca, Puebla, entre otros.

 

“Grabamos selectivamente a excepcionales músicos de la tradición, con el mejor equipo de audio profesional. Muchos de estos músicos en la actualidad son leyendas. El gran profesionalismo, el entusiasmo y el cuidado del equipo de la Fonoteca, contribuyó a que esta colección fuera seleccionada por la UNESCO, para el archivo, Memoria del Mundo, La Música de México”, señaló.

 

La Colección Beno Lieberman y Enrique Ramírez de Arellano obtuvo el reconocimiento de la UNESCO en 2016, se trata de 245 grabaciones en cintas de carrete abierto, con más de mil piezas de música tradicional de artistas como Juan Reynoso, Epifanio Avellaneda, Zacarías Salmerón, Heliodoro Copado, Marcos Hernández, Aureliano Orta, Andrés Cruz, Bardomiano Flores, “Chon” Larios, Antioco Garibay, Pedro Sauceda, Ismael Añorve, Eduardo Gallardo Tormés y Nicolás Sosa.

 

Algunas agrupaciones que registraron los investigadores independientes son: Los Camperos Huastecos, Los Tremendos Michoacanos, Trío Los Parientes, Los Marineros de Apatzingán, Los Caporales de Apatzingán, Conjunto de Arpa Grande de El Lindero, Los Tiburones del Golfo, Conjunto Tlacotalpan, Los Hermanos Molina Gallardo y Los Azohuastles.

 

Discos Corasón representa en México al sello británico World Circuit Records y su catálogo tiene más de 100 títulos de artistas, entre éstos, el primer disco internacional de Eliades Ochoa y el último de Chavela Vargas. En sus grabaciones destacan los músicos: Goran Bregovi?, Triciclo Circus Band, Taraf de Haïdouks, Pasatono Orquesta, Los Camperos de Valles y Golem,

 

“¿Qué hago ahora con lo demás de mi colección, que incluye 30 años de grabaciones de Discos Corasón y que había imaginado dejar en manos de la Fonoteca? La pregunta no se me había ocurrido sino hasta ahora”, cuestionó Llerenas.

 

Este lunes 11 de enero se prevé que autoridades de la Secretaría de Cultura Federal sostengan una reunión virtual con el Colectivo de trabajadores Capítulo 3000 de la Fonoteca Nacional para abordar el tema de la recontratación de investigadores e incremento presupuestal de la dependencia.