En entrevista, el diseñador y cofundador de la marca, José Carlos Zuñiga, explicó que las figuras de diseñador son una gran oportunidad de acercar el arte y la cultura prehispánica a las personas, por el impacto visual que provocan.

 

Los dioses prehispánicos son convertidos en Figuras de diseñador por la marca Ek Ocelotl para que la cultura mexica sea conocida en todo el mundo; el primero de ellos es Mictlantecuhtli, la divinidad del Mictlán, pero posteriormente se representará a Tláloc y Quetzalcóatl.

 

“Hay una infinidad de mitos y deidades que desconocemos sobre nuestra propia cultura, realizar estas piezas es simplemente darles su lugar en la historia”, señaló Artemio Romero, cofundador de Ek Ocelotl.

 

En entrevista, el diseñador y cofundador de la marca, José Carlos Zuñiga, explicó que las figuras de diseñador son una gran oportunidad de acercar el arte y la cultura prehispánica a las personas por el impacto visual que provocan. “Son piezas que te pueden atraer por la estética y te invitan a explorar más sobre quien está siendo representado”.

 

Tras dos años de desarrollar esta figura de la mano de artistas 3D, ilustradores y diseñadores, se decidió iniciar con uno de los dioses más conocidos y representativos de la cultura mexica, como lo es Mictlantecuhtli. Además de que por sus características resulta atractivo para el público.  “Hay personas que no conocen nada de la cultura prehispánica, pero ven un cráneo o una calavera y eso conecta con algo que ya les gusta. Entonces pueden empezar a explorar a partir de esta pieza”.

 

Artemio Romero destacó que la figura de diseñador de Mictlantecuhtli se basa en representaciones plasmadas en diversos códices, gráficos y pinturas, como El Códice Borgia, “por lo que incluimos elementos en común como el collar de ojos, el rostro descarnado y el tocado de plumas de búho, entre otros”.

 

Respecto a la piedra de obsidiana que la Edición Monolito lleva incrustada en el pecho, Zúñiga resaltó que este elemento tenía un valor extremadamente importante para los mexicas, tanto ritual como divino. “Se creía que cuando un rayo impactó la tierra, en ese momento se creó la obsidiana que para ellos es la unión de lo celestial con lo terrestre”.

 

“Este elemento se utilizaba para los sacrificios, como arma o como herramienta y, aunque éste no pertenece como tal a Mictlantecuhtli, es muy importante para la cultura mexica. Además, es un elemento que todavía tenemos en la actualidad, por lo cual puede ser un excelente vínculo para conectar esta parte ancestral con nuestra realidad actual, es decir, poner un pedazo de esa cultura ancestral, real y tangible, dentro de esta pieza que se integrará en el mundo moderno”.

 

Artemio Romero, explicó que el proyecto al que pertenece esta figura, Desenterrando a Mictlantecuhtli – Art toy by Ek Ocelotl, surge tras imaginar todo lo que se puede encontrar debajo del zócalo de la Ciudad de México y la Catedral Metropolitana, así como el reciente descubrimiento del monolito de Tlaltecuhtli, el cual ocurrió el dos de octubre del 2006 por los arqueólogos Gabino López Arenas y Ulises Lina.

 

En la creación de esta pieza, que actualmente se encuentra en la fondeadora Kickstarter, se involucraron al menos diez personas. Artemio y Zúñiga crearon los bocetos; Limuk y Lokio Borland, artistas 3D, modelaron la pieza y Lokio la optimizó para impresión; e ilustradores como Pedro Larez, Balam Tzibtah y Daniel Bautista, entre otros, realizaron prints y stickers.