Muchos animales de aspecto terrorífico nunca atacan a los seres humanos ni a otros animales. ¿Sabrías decirnos cuáles?

 

La mayoría de las personas ve a los canguros y los koalas (Phascolarctos cinereus) como las mascotas más icónicas de Australia, pero esta tierra también es el hogar de algunas de las criaturas más mortíferas del mundo. ¿Lo sabías? Los tiburones (Selachimorpha) acechan en las aguas del continente (incluidos algunos lagos), atacando fatalmente a los humanos más que en cualquier otro lugar del mundo. En tierra, podemos encontrarnos cara a cara con serpientes y arañas extremadamente venenosas. Y, ¿qué pasa con el cocodrilo de agua salada Crocodylus porosus)? Ya de por sí es bastante terrorífico porque ostenta el título de ser el cocodrilo de mayor tamaño del mundo y el mayor reptil del planeta con un promedio de 70 años de vida y un peso de entre 400 y 500 kilos de adulto.

 

Australia también tiene caracoles asesinos e incluso abejas mortales. Pero, ¿a que no te imaginas que muchos de los animales que tienen un aspecto espeluznante son, en realidad, totalmente inofensivos? Hoy repasaremos unos cuantos de este tipo. Te sorprenderás.

 

Algunos de estos animales dan miedo por su enorme tamaño, mientras que otros tienen dientes o colmillos afilados que te provocarán pavor. Sin embargo, todos estos animales son en su mayoría inofensivos para los humanos, siempre y cuando no los pillemos por sorpresa. Su instinto de alerta está tan activo o más que el nuestro.

 

Hay muchas criaturas adorables que se arrastran, nadan y se elevan por todos los rincones del mundo, pero también hay bastantes especies raras de aspecto espeluznante que acechan en las sombras. No garantizamos que no acabes teniendo pesadillas con ellas...

 

Culebra real coralillo

La coral ratonera o culebra real coralillo (Lampropeltis triangulum) es una serpiente que se parece mucho a la serpiente coralina que es muy venenosa pero, en este caso, este reptil es completamente inofensivo para los humanos. El hecho de que se liquide indiscriminadamente se debe a ser considerada una serpiente venenosa, pero esta no lo es. Habita en casi toda América.

 

Milpiés gigante africano

Conocido también como shongololo, el milpiés gigante africano (Archispirostreptus gigas) es el milpiés más grande que existe (crece hasta 33,5 cms de longitud). A pesar de su tamaño, tampoco nos hará daño. Todo lo que este insecto quiere hacer es esconderse debajo de las rocas y comer hojas muertas en el suelo del bosque.

 

Murciélago vampiro

El murciélago vampiro (Desmodontinae) es el único mamífero volador del mundo que se alimenta de sangre. Con sus dientes afilados y su rostro aterrador... tampoco es una criatura peligrosa. Suelen chupar la sangre del ganado (normalmente cabras o vacas) y nunca beben tanta sangre como para causar la muerte de su anfitrión.

 

Buitre

Los buitres suelen ser demonizados debido a su apariencia, envergadura intimidante y su hábito de aparecer cuando hay un cadáver. Pero son completamente inocuos, siempre que estés vivo, claro. Estos carroñeros tienen picos afilados y garras afiladas, pero no usan estas herramientas para matar a sus presas.

 

Escorpión látigo sin cola

¿Aterrador? El escorpión látigo sin cola es inofensivo. O mejor dicho, inofensiva. Se trata de una curiosa especie de araña que podemos encontrar en lugares tropicales y subtropicales de todo el mundo. A pesar de su apariencia, no hay nada que temer. No son venenosas y es muy poco probable que piquen incluso si se sienten amenazadas.

 

Tiburón peregrino

El tiburón peregrino (Cetorhinus maximus) es un enorme pez (el segundo pez más grande del planeta después del tiburón ballena) de unos 10 metros de largo y 4 toneladas de peso con un aspecto realmente temible. A pesar de su envergadura y su figura, se mueve lentamente, no es nada agresivo y, además, se alimenta filtrando el agua.

 

Aye aye

¿Os recuerda a un gremlin? Se trata de un primate que podemos encontrar en Madagascar. A pesar de su apariencia, un tanto aterradora, estos animales son suaves e inofensivos. Por desgracia, precisamente su apariencia ha hecho que hayan sido asesinados por supersticiones locales que los asocian a la muerte.

 

Pez sapo peludo

El pez sapo peludo (Antennarius striatus) tiene un aspecto bastante espeluznante. Su forma erizada poco común podemos encontrarlo (aunque disperso) en Florida, Bahamas y el Caribe pero apenas crece unos 22-25 centímetros. Lo que más llama la atención es su coloración, que es más intensa en los machos. Es inofensivo para los humanos.