Este lunes diez y ocho  de Junio, en  términos  de la Convocatoria  emitida por  “la ComisiónEspecial de Diputados,  encargada del proceso para otorgar el Premio “Miguel N. Lira”, en la celebración del “Día del Periodista”, propusimos a Judith Soriano  Cazares como candidata a recibir la presea.

 

Las organizaciones sociales Todos para Todos. Tlaxcala, Mujer con Poder, Nosotrox Tlaxcala, Mujeres con corazón. Tlaxcala, ciudadanos y ciudadanas,  emitimos este ofrecimiento porque consideramos prudente y necesario resaltar  y apoyar en los diferentes espacios a figuras femeninas y masculinas con respetable trayectoria y desempeño  en favor del ejercicio periodístico. Consideramos que ante la crisis social y de valores que se vive al interior de nuestra sociedad,  cada día es más relevante sumar esfuerzos en pro de visibilizar y robustecer el periodismo comprometido con  el derecho que tiene la sociedad de Tlaxcala a la información de calidad y que la propuesta reúne los requisitos de  “trayectoria, constancia, perseverancia y profesionalismo”.

 

Miguel Nicolás Lira Álvarez, poeta, impresor, político y periodista tlaxcalteca,  escribió en uno de sus más sentidos poemas “Niña Tlaxcala, la mía, la que no puedo olvidar. En mis ojos en mi sangre oigo tus voces hablar”. Poesía, periodismo, arte tipográfico y quehacer político del entrañable Miguel N. Lira, dieron a Tlaxcala un lugar en la conformación del pensamiento, nacionalidad, presencia  de Tlaxcala y México en el mundo a través de su obra. Sembró la semilla contemporánea del periodismo. Ejerciendo y asumió, ( como hoy), sobrellevando el alto costo de vivir  la libertad de expresión y la libertad de pensamiento.

 

Su legado tan grande, tan valioso, permaneció en el reconocimiento parcial y provinciano. Como el mismo periodismo,  que persistió inamovible hasta la década de los años ochenta en que Tlaxcala y los tlaxcaltecas derribamos mitos que aún arrastrábamos desde la colonia. Generaciones y sociedad nos dimos a la  tarea de construir,  la nueva y digna imagen que por derecho nos corresponde en la escritura de la historia, con nuestra propia visión, con nuestro propio lenguaje.

 

Fue  en este proceso creador y transformador que surgieron las nuevas generaciones de periodistas, mujeres y hombres  que con emoción y audacia,  han democratizado el quehacer de comunicar e informar.

Soriano Cázares  como muchos de los jóvenes profesionales de la comunicación hoy,  surgió de la clase trabajadora,  del anhelo de mujeres y hombres que con razonable derecho aspiraron y aspiran a la movilidad social, esencial postulado de la democracia que  en el umbral de la elección tan importante que se realizará la próxima jornada del primero de julio,   es el principal clamor y demanda  de la ciudadanía mexicana y tlaxcalteca.

 

Como seres  humanos, como mujeres y hombres profesionales, los periodistas de hoy enfrentan no solo los retos y  desafíos que tanto lastiman a nuestra sociedad,  sino los particulares de ejercer una profesión polémica y riesgosa.

 

Cázares como referencia en este momento de la imagen femenina, es producto del esfuerzo permanente; de la lucha sin denuedo por ejercer y dignificar el periodismo,  en un mundo árido y solitario en el que, la lucha entre el mercantilismo y la calidad,  es un sinfín de veces amenazada. Espacio en el que los medios y los periodistas se debaten entre carencias y contrastes, entre el ser y  el hacer.

 

Como muchas mujeres, no conoce la palabra  repliegue porque los desafíos las han forjado con firmeza. En el ejercicio periodístico como en muchos otros espacios de la sociedad, el trabajo periodístico de las mujeres, se distingue por su  consistencia para permanecer en el sitio donde la desigualdad y la diferenciación es el pan de cada día. Y cuando una/uno decide emprender el proyecto de la creación de un medio como es el caso de su participación, en el nacimiento de Agenda Tlaxcala, periódico digital  o se arrienda de forma definitiva ante los diversos intereses o prácticamente se lanza al suicidio. Afortunadamente no ha sido así.

 

México, Tlaxcala, requiere no solo de reconocer a sus talentos y trayectorias. Es prioridad que  en el concierto de la democracia y principio de igualdad, reconozcamos y establezcamos la perspectiva de género para visibilizar la multiplicidad de esfuerzos,  compromiso y profesión periodística de las mujeres. Existimos en un mundo en el que la figura femenina demanda no solo oportunidades,  sino igualdad sustantiva para  transitar a una verdadera democracia  al interior de la cual, la equidad tiene el pendiente  de construirse  día a día y desde todos los ámbitos.

 

Miguel N. Lira, fue y continúa siendo  ciudadano tlaxcalteca,  ilustre y sobresaliente. Sin embargo, en su brillante y trascendente legado  de ha omitido reconocer y visibilizar  la aportación y apoyo de la figura femenina (como fue el caso) de su esposa Rebeca Torres de Lira, de quien cito  la expresión particular: “No es tan sencillo que una mujer, en uno de los pueblos más antiguos y tradicionalistas del país, sea señalada para participar ( cuando fue candidata y después  la primera Presidenta Municipal de Tlaxcala)…La entrada de la mujer en la ciudadanía, es la sensibilidad para apreciar los problemas, las necesidades y las soluciones. Donde hay amor, como sentimiento dominante, hay profunda justicia apasionada, comprensión para los asuntos propios y ajenos y hondo sentimiento creador”

 

La presencia de las  mujeres y los hombres  multidimensionales del presente, debe visibilizarse y reconocerse con esta diversidad. Por ello, las organizaciones Todos para Todos, Mujeres con Poder, Nosotrox Tlaxcala y Mujeres con Corazón, ciudadanos y ciudadanas comprometidos con el impulso para visibilizar, reconocer y promover el ejerció pleno de los derechos,  decidimos actuar y ejercer el derecho de la participación ciudadana organizada para que “El Estado… apoye las iniciativas individuales y colectivas que contribuyan al desarrollo de la cultura, especialmente la práctica y expresiones… Que arraiguen valores nacionales y locales”.

 

Los tiempos que vivimos,  son tiempos de inclusión, diversidad y pluralidad. Por ello para sustento de la propuesta invocamos el  compromiso signado por el Estado Mexicano en el marco de la 70 Asamblea de la ONU para la Agenda 2030, al interior de la cual el titular del Poder Ejecutivo,  asumió como trascendental incorporar la perspectiva de género,  además de establecer para México el objetivo sostenible de  empoderamiento e  igualdad de las mujeres como principal instrumento para abatir la pobreza y la desigualdad.  

 

Finalmente, cito el pensamiento de  Jennifer Clement, escritora estadounidense que vivió y creció en México.  Primera, presidenta del PEN Internacional, organización creada en 1921. Comunidad mundial de escritores que cuenta  con 150 centros en más de cien países. “Sin  un periodismo libre y protegido, no puede haber democracia…”