Cuando era un jovencito; allá en la venturosa y Heroica ciudad de Huamantla, tuve la ocasión de ver más de una vez los atuendos de los frailes franciscanos. Estos eran de color marrón, largos hasta los pies, con anchas mangas y llevaban su clásico cordón enredado en la cintura; algunos parecían felices y contentos.

Leer más...

Por allá , por el año 2011, tuve la oportunidad de hacer un viaje fantástico; se trató de ir a la antigua bahía de Nápoles,  la famosa bahía italiana que fundaron los griegos, y soguzgaron los romanos.

Leer más...

El 16 de julio de 1965, dos niños, los hermanos Rosa y Severiano Manuel Pascual mientras jugaban en la comunicad de Las Limas, al sureste del Estado de Veracruz, a cuarenta kilómetros de la zona arqueológica de san Lorenzo Tenochtitlán, encontraron un montículo en la tierra que llamó su atención por su extraordinaria dureza. Se trataba de un monolito de 60 kilogramos labrado en serpentina, tipo de piedra verde. Esta  figura sedente, de ojos rasgados, de gran belleza, permanece incólume con expresión suplicante, sosteniendo lo que parece un niño jaguar que yace inerme. Pieza de gran rareza por la multitud de inscripciones en el rostro y brazos; en principio, fue llevado a los altares católicos porque “alguien” interpretó que representaba a la virgen María con su niño; peregrina ocurrencia. Poco después fue llevada a un museo donde fue robada cinco años más tarde; sobrevivió al robo, la pieza fue recuperada y hoy se puede admirar en el museo arqueológico de la ciudad de Xalapa. La historia del robo llamó la atención del arquitecto Norberto Oropeza  Rosas, quien inspirado en esta historia, escribió una novela ligera en 1970, misma que nos proponemos, eventualmente, adquirir.

Leer más...

Octavio Paz, gran conocedor de nuestro pueblo, de nuestras costumbres, de nuestra conciencia histórica, dice enfáticamente en Las trampas de la fe (1982):

Leer más...

Finalmente vimos a un Donald Trump preocupado. No es que nos alegremos de ello, pero no deja de ser reconfortante ver que  al presidente de la nación más poderosa del planeta asumir su rol con seriedad. Algo muy grave debieron decirle al señor Trump sus epidemiólogos, para demudar su rostro y empezar a tomar decisiones radicales, que acertadas o no,  dieron un giro al tratamiento de la amenaza. En México, para no variar, nos atenemos a las estampitas milagrosas. La contradicción que no abandona al mexicano, como  asertiva y profusamente comenta Octavio Paz en “Las trampas de la Fe”, sale a relucir, esta vez, nada menos que en la persona  del primer mandatario de la nación. El presidente de la república una vez más haciéndoles la chamba a los prelados religiosos, tratándonos como súbditos del siglo XVI, precisamente, en la víspera de la celebración del natalicio de Benito Juárez. La contradicción salta a la luz: por un lado somos muy liberales; por el otro muy religiosos; en los hechos: muy ignorantes.  Lo peor de todo es que este recurso ya se había utilizado para ganar la elección. El presidente asume su rol de eterno candidato, para ganar su batalla mediática mañanera, en vez de asumir su rol de jefe de Estado con seriedad. Si don Benito Juárez viviera, se volvería a morir.

Leer más...

A muy pocos días de conmemorarse el 325 aniversario de la muerte de la décima musa novohispana, el próximo 17 de abril, su pensamiento está más vigente que nunca. Los pasados hechos, de manifestaciones feministas en el mundo entero así lo constatan. El fenómeno que tuvimos ocasión de verificar el pasado domingo ocho de marzo así lo atestigua. Hoy como ayer las mujeres son víctimas del maltrato, el acoso, la discriminación, la violencia y la injusticia, tal como lo denunció valientemente sor Juana hace más de trescientos años. El Virreinato de la Nueva España sojuzgaba a la mujer, pero dentro del sistema virreinal había una estructura omnímoda que embaucaba mujeres núbiles con la falsa promesa de tener una vida idílica al servicio de Dios. Pasados los años y debido a su vena literaria y rebelde, ella fue víctima del  más vil de los acosos: el de la poderosa iglesia católica romana; la única permitida, la oficial, la dueña y señora del mundo novohispano; la que gobernaba en complicidad con los reyes españoles; fanáticos religiosos al servicio de los papas. Su relativa libertad fue de golpe coartada cuando un arzobispo misógino y atrabiliario decidió acallarla y someterla porque no  toleraba que una monja, por ser mujer, estudiara, escribiera, y eventualmente los cuestionara.

Leer más...

María Tudor fue una reina sanguinaria y fanática. Fue hija nada menos que del primer matrimonio de Enrique VIII de Inglaterra, con Catalina de Aragón, hija de Isabel la Católica y Fernando de Aragón.  Al no darle hijos varones a su esposo, la reina Catalina fue repudiada por Enrique VIII, pero al no concederle el divorcio el papa Clemente VII, Enrique VIII  tuvo la novedosa idea de romper definitivamente con el papado, creando la iglesia Anglicana, al tiempo que se libraba de tener que enviar la ingente cantidad de dinero que representaba el llamado “Óbolo de San Pedro”. Pero lo interesante, es que esta famosa reina, María I de Inglaterra, se entrelaza en la historia de España (y consecuentemente con la nuestra) por partida doble:

Leer más...

Plutarco de Queronea historiador y filósofo, nació en el seno de una familia acomodada en la región Beocia de Grecia occidental en el año 50 d. de C., bajo el dominio del imperio Romano; desde luego, esto último no obstaculizó que fuera hombre religioso, tanto, que hasta llegó a fungir como sacerdote de Apolo en el famoso oráculo de Delfos. Pero como hombre privilegiado que era, recibió una educación esmerada en la Academia de Platón, llegando a ser un importante diplomático, siempre ligado a las élites gobernantes. Pero su fama se debe principalmente a su obra literaria; la más conocida es sin duda “Vidas Paralelas”; en ella nos relata por pares, la vida y obra de diversos personajes históricos, ligando a los personajes griegos con los romanos – adulando con la simple comparación a estos últimos, compaginando la leyenda y el mito con los hechos reales, como es el caso de la vida de Teseo (griego), con Rómulo (romano);  el primero, ilustre varón de vocación democrática que gobernó Atenas con sabiduría, pero que se dio tiempo para protagonizar leyendas fantásticas como por ejemplo la de haber dado muerte al minotauro, mítico personaje, mitad hombre, mitad toro, al que venció gracias a la ayuda de una hermosa doncella, que nada más le vio, se enamoró de él: Ariadna. Pero esa fue solo una de sus hazañas. Teseo tenía dotes, según nos cuenta Plutarco, de líder político, legislador, estratega militar y navegante, además de exitoso galán. A su muerte fue venerado como dios. Rómulo, fundador de Roma, no se quedó a la zaga, también fue deificado. 

Leer más...

Ahora que está en boga la posibilidad de tener un avión, y no uno cualquiera, sino uno presidencial; antes de entrar en materia, les platico que la semana pasada viajé a la Ciudad de México, abordo un taxi y le pregunto al chofer:

Leer más...