Claro que Meade está nervioso. No es para menos. Y es que el poder que emana de las diversas instancias del gobierno mexicano es inmenso y hasta el momento ha estado dominado por un bipartidismo interesado y a modo que pretende disfrazarse, desde varios ángulos y/o perspectivas de “candidaturas independientes”. También resulta indiscutible que Meade será el candidato de los secretos, de ganar la elección y llegar al poder presidencial. Solo hace falta que supere al Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA). El precandidato priista deberá ponerse bien los pantalones para tratar de endulzar los oídos de un electorado furioso, precisamente tratará de convencerlos con el partido político (PRI) que los ha hecho enojar.

 

Las redes sociales se encuentran intestadas de notas e imágenes definiendo a Meade como el candidato de la “complicidad” de gobiernos “corruptos y sanguinarios”. Con seguridad Meade es el ungido por no haberle temblado la mano para firmar los incrementos en el precio de la gasolina, el gas, la electricidad y productos de la canasta básica que han disparado el índice inflacionario. Con toda seguridad, si Meade llegara a la Presidencia de México, no tendrá contemplado en su Plan de Gobierno (si es que lo tiene) no solo un ajuste al salario mínimo en las zonas A y B que posibilite paliar esta inflación, sino un incremento del mismo que realmente incremente el poder adquisitivo de la masa trabajadora en México. 

  

Pretender vender la idea de que Meade es el primer precandidato a la Presidencia de México no priista, es una mala idea, de hecho, es una mala mentira. Meade deberá limar asperezas con los demás suspirantes que se quedaron precisamente eso, suspirando. Dicen estar conformes y dispuestos a la unidad. Eso siempre dicen todos los partidos políticos, unidad, unidad. La realidad es que al interior de sus estructuras políticas las cenas de negros están a la orden del día. Hasta el ambivalente Mancera se muestra optimista con esta precandidatura, y también con la de Margarita Zavala. El asegurar que la “sociedad civil se inclinará por Meade”, es una aventura y/o mentira que de creérsela del todo, puede representar una caída contundente en las urnas el día de la elección.

 

La principal amenaza es MORENA. El principal blanco de golpeteo político en MORENA. La guerra sucia será dirigida con todo hacia MORENA y contra su eterno dirigente, el Peje Lagarto Andrés Manuel López Obrador (AMLO). En AMLO tienen depositadas sus últimas esperanzas millones de electores mexicanos. La sociedad aunque desgastada, ve en AMLO una alternativa que lleve  a México por un rumbo diferente, quizás hacia una ruta que ayude a México a salir de bache de la prácticamente violencia generalizada. Se trata del principal contrincante político del PRI y del Frente Kafkiano PAN-PRD. Si, se trata de una elección donde está en juego el poder por el poder.

 

En esa loca carrera por el poder y en su desesperación el “neo priista” inventa frases que tratan de sensibilizar a toda costa a una militancia escéptica, desconfiada y que decenas de miles de ellos ven con mejores ojos al Peje tabasqueño. “Háganme suyo”, pide Meade al PRI que ya se visualiza precandidato el próximo día domingo. Su gimnasia mental lo transporta a modelar y ensayar la mejor pose para ocupar la silla presidencial. No fueron en vano los cientos de millones de pesos invertidos en la difusión de su imagen de político aristócrata que huele a “Un político pobre, es un pobre político”.

 

No son pocos los grupos de priistas y ex priistas que han fijado su mirada en MORENA. Sin embargo, esto de ninguna forma puede considerarse como una ventaja determinante para que AMLO ocupe la residencia oficial de Los Pinos. El contrapeso de la seudocandidata “independiente” panista, solo es eso, un  contrapeso cuya línea política es disminuir la fuerza de MORENA en favor del PRI. ¿Que lo anterior es falso? En twitter y en la mayoría de las redes circula el siguiente contenido: Margarita, sucede que José Antonio Meade “el destapado” por el dedazo es exempleado, amigo tuyo y de tu esposo. Y José Meade fue promovido  por Videgaray cuya esposa es prima tuya, ¿Ya se te olvido todo eso? Párale a tu cinismo Margarita, eres lo mismo que EPÑ y el PRI.