Hoy en día, hablar sobre el matrimonio resulta ser un tema tan común y estudiado que, la mayoría de las personas olvida que se trata de un contrato del cual se generan derechos y obligaciones, tanto entre los cónyuges como con terceros; así como lo lee, el matrimonio tiene consecuencias legales con terceras personas, y entre esas se encuentra el fisco.

 

¿Pero qué tiene que ver Hacienda con la unión de dos personas? Pues bien, el matrimonio a pesar de ser una figura jurídica civil, tiene implicaciones fiscales trascendentes que, dependiendo el tratamiento que se le dé, puede generarle tanto beneficios como cargas fiscales.

 

Esto surge cuando una pareja, al momento de contraer matrimonio o durante éste, establece que su unión se regirá bajo el régimen de Sociedad Conyugal –comúnmente conocido como “bienes mancomunados”-, es decir, todos los bienes o derechos que se adquieran durante el matrimonio les pertenecerán a ambos cónyuges.

 

Éste régimen (sociedad conyugal), además de asentarse en el acta del registro civil, deberá establecerse necesariamente un contrato de matrimonio ante el Notario Público, quien protocolizará, mediante escritura, las denominadas Capitulaciones Matrimoniales, que son las clausulas bajo las cuales se celebra el matrimonio, asentando, entre otros aspectos, quien será el administrador de la sociedad conyugal, los bienes que se aportan y como se repartirán, en caso de una disolución. 

 

Ahora bien, la sociedad conyugal, además de estar regulada por las leyes civiles, también se encuentra regulada por las normas tributarias, pues se considera que dicha sociedad sigue las mismas reglas de una sociedad corporativa, pues su objeto principal es la constitución de un patrimonio común entre dos individuos con el ánimo de conseguir beneficios específicos.

 

Eso es así, porque los cónyuges mediante su sociedad (conyugal), podrán realizar un sinfín de actividades económicas que le generarán ingresos por: arrendamiento, enajenación de bienes o derechos, por de los mismos (bienes o derechos), por intereses, por dividendos y demás actividades empresariales que deseen establecer.

 

Por tanto, la sociedad conyugal engendra diversas obligaciones tributarias ante el SAT, entre las que se destaca, que representante común de la sociedad, tiene la obligación de llevar la contabilidad, expedir comprobantes fiscales, recabar documentación fiscal, conservar los libros, presentar declaraciones y realizar los pagos provisionales, entre otros.

 

Si bien, a primera vista es una carga administrativa, en casos específicos, esta obligación ofrece una gran ventaja, ya que, al momento de determinarse los impuestos, de cada uno de los cónyuges, trae como consecuencia que pago de los mismos, sea inferior al que les hubiera correspondido.

 

Es decir, los integrantes de la sociedad conyugal podrán optar, por quien obtenga mayores ingresos, realizar las deducciones correspondientes a la sociedad y por ende pagar menos impuestos.

 

Finalmente, cabe recordar que, ambos cónyuges son obligados solidaria y mancomunadamente ante cualquier incumplimiento ante el SAT, por lo cual, si uno de los cónyuges es quien administra la sociedad, el otro deberá estar atento de su cabal cumplimiento, pues la ignorancia del mismo, no eximirá de su obligación y por tanto de las consecuencias tributarias que se generen.

 

CONSEJOS:

  • Sí estas casado bajo el régimen conyugal y no haz realizado las capitulaciones matrimoniales (que es lo más seguro) deben de establecer su contrato, para que su sociedad tenga validez.

 

  • Si estas casado por el régimen de separación de bienes y deseas pagar menos impuestos de forma legal, puedes empezar con establecer una sociedad conyugal.

 

  • Antes de realizar la declaración de impuestos, realiza una comparación del impuesto que se determinará bajo los dos esquemas y evaluar las ventajas y desventajas de ellos y tomar la decisión que mejor les acomode.

Sí tienes alguna duda o comentario sobre este tema o los anteriores, no dude en contactarme por correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o vía de Twitter, en @miguel_angel_fp.