Desde que inició la campaña de descuentos “El Buen Fin”, en 2011, siempre fue un tema controversial, tanto por, la magnífica idea de haberse implementado a nivel nacional una iniciativa del gobierno para incentivar la economía, cómo las malas experiencias de que sólo resultó ser una campaña mediática en la cuál no existen descuentos.

 

Pero al final, año con año se ha llevado a cabo el fin de semana de “grandes descuentos” donde las empresas realizan un sinfín de actividades para que sus productos o servicios pueden ser adquiridos a precios accesibles.

 

Y a todo esto, quizá haya escuchado, leído o incluso usted mismo sea preguntado, ¿Cuál es el beneficio de “El Buen Fin”?, ¿Realmente funciona? y si ha sido así, ¿Quién es el que resulta beneficiado, empresarios, consumidores o el gobierno?

 

Realmente no hay tanto problema en responder a esas interrogantes, pues está campaña ha funcionado bien y en cierta medida a beneficiado a todos, aunque existen opiniones en contra, pero los resultados están ahí, pues en cada campaña se suman más empresas, hay más consumidores y el propio Gobierno ha asumido un papel no sólo incentivador, además se ha convertido en un participante.

 

Pero, como toda historia, siempre hay algo malo, el cual, usted como consumidor debe poner MUCHA ATENCIÓN,  durante “El Buen Fin”, sobre todo, qué es lo que va a comprar y cómo lo va a pagar; no tanto por los productos o servicios, si no, porque al Gobierno le interesa esos aspectos.

 

Si se pregunta ¿Por qué el Gobierno esta interesado en saber lo que adquiero y como lo pago?, la respuesta tiene que ver con la recuadación fiscal. Pues durante “El Buen Fin”, el Gobierno se percata fehacientemente de sus ingresos y gastos,  es decir, si de las ganancias que obtuvieron por sus actividades realmente pagaron los impuestos que le corresponden, como contribuyentes.

Sobre todo, observará de aquellos consumidores que no están dados de alta en Hacienda o de aquellos que están registrados sin actividad económica, así como lo que se encuentran en suspensión de actividades; pues a todos esos consumidores serán vigilados por Hacienda durante esta camaña.

 

Tal vez no sea este año o el próximo, pero Hacienda en algún momento podrá requerirle sobre lo que gastarás durante esté  “Buen Fin”, porque tendrá todos los elementos para demostrar que no pagó impuestos o declaró menos ingresos.

 

CONSEJOS:

 

  • Antes de realizar sus compras y endeudarse, verifique como esta su situación con Hacienda.

 

  • Analice los métodos de pago que mejor le convengan.

 

  • Consulta a un abogado experto en materia fiscal, para que te ayude a corregir su situación con hacienda, sobre todo para prevenir cualquier contingencia fiscal o penal que puedan presentarse, y no pierda lo que hoy adquiera.

 

Sí tienes alguna duda o comentario sobre este tema o los anteriores, no dudes en contactarme por correo electrónico a Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. o vía de Twitter, en @miguel_angel_fp.

 

TODOS LOS ARTÍCULOS DE OPINIÓN SON RESPONSABILIDAD DE SU AUTOR, Y NO NECESARIAMENTE REPRESENTA EL PUNTO DE VISTA DEL PORTAL POLÍTICA TLAXCALA