“Prometer para meter y después de metido…no cumplir lo prometido”: Estupro.

Profesor Carlos Salazar-Vargas

 

 

Nada mejor para corregir algo, que hacerlo notar y exhibir las formas, consecuencias y secuelas de uno de los más aberrantes delitos que se viene cometiendo en la mayoría de los países, hasta el punto de que ya se considera como normal, bien visto e inherente con la práctica política en general y con la actividad electoral en particular”, a pesar de que ese defecto está en la base misma y razón de ser de cualquier relación. Me refiero al hecho de prometer y no cumplir. Por eso, bien vale la pena el parangón con el sucio “estupro electoral” que consistiría en “Prometer para ser elegido… y ya elegido, no cumplir lo prometido”...

 

Y lo más lamentable es que esa práctica del “estupro electoral” ya nos ha invadido, hasta el punto de que la mayoría la ve como normal y están ya muy bien acostumbrados a ella, y debido al reiterado silencio de los ciudadanos, de las autoridades y de los mismos políticos se ha convertido en una verdadera pandemia e -infortunadamente- ya todos -sin excepción- nos hemos acostumbrado a esa fea práctica, a pesar de que los perjuicios de ese horrendo delito los hemos padecido y los continuamos padeciendo todos, sin excepción… y cada día…

 

Recordemos que el estupro es un delito, que se da cuando una persona mayor de edad, tiene relaciones sexuales con una persona mayor de catorce y menor de dieciocho años, valiéndose del engaño. Haciendo el respectivo parangón, algunos políticos prometen esta vida y la otra y ofrecen el cielo y la tierra…con el fin de que voten por ellos…pero ya elegidos no cumplen lo prometido. El Politing cierra esta brecha y soluciona así este asqueroso delito que desangra la democracia, evita del desarrollo social y desprestigia la actividad política, concretamente la electoral. En vista de la real necesidad, de la verdadera urgencia y de la gran importancia de unir y trabajar conjuntamente estas dos (2) dimensiones de la Política: (1) el Proceso de la Política, es decir la parte electoral (que los anglosajones denominan Politics) con (2) el Resultado de la Política, es decir, las Políticas Públicas (que los anglosajones denominan Policy (ies)). Desafortunadamente, nosotros los latinos, tenemos solo una palabra “Política”, para nombrar a los dos…y en castellano, es fácil comprobar cómo una sola “S” hace la diferencia entre una y otra área: es decir, entre Política y PolíticaS. Este planteamiento que es base y razón de ser del Politing, da origen dos (2) acciones correctivas: (1) el Voto Programático (votar por programas) y (2) la Revocatoria del Mandato (si no cumple…se va).    

 

Y esas promesas, son -precisamente- el campo de las Políticas Públicas (Policy Science) o Ciencia  de las Políticas Públicas, área útil y novedosa de estudio-investigación-acción, que impacta a todo ciudadano -sin distingo- pues aunque NO vote, NO puede evitar el impacto (positivo/negativo) de las Políticas Públicas. Bien lo decía Savater, al definir idiota: “Del griego idiotés, utilizado para referirse a quien no se metía en política, preocupado tan sólo en lo suyo, incapaz de ofrecer nada a los demás”. Usted decide, entonces, respetado lector.