Hoy el Baúl de los recuerdos se abre para comentar  que dentro de unos días comienza el mundial de futbol 2018, donde México tendrá participación, de momento y de acuerdo a las circunstancias, sin tantas esperanzas de que nuestra selección haga un buen papel, ojala sólo sea un mal presentimiento y suceda todo lo contrario.

 

Recordemos que dos mundiales de futbol se han jugado en tierras aztecas, en ellos han existido tres mascotas, dos oficiales y una infiltrada por Guillermo Cañedo.

 

En 1966 durante el mundial de futbol celebrado en Inglaterra inicio la costumbre de designar  una mascota para celebrar la contienda, situación que se ha convertido en un éxito económico. Ese año la mascota fue un león despeinado que vestía una camiseta con la bandera de Inglaterra. Su nombre era World Cup Willie, su inventor fue Reg Hoye, quien se inspiró en su hijo Leo para crear el carismático personaje. Desde entonces se ha tenido la costumbre en cada mundial de elegir una mascota. Durante  los dos mundiales celebrados en México se eligieron sus respectivas mascotas.

 

Durante el mundial México 70 se escogió al diseñador norteamericano Lance Wyman, a quien se le debía mucho de la imagen corporativa de las olimpiadas de 1968, celebradas en nuestro país, así como el logotipo del Sistema de Transporte Colectivo Metro (el Metro de la Ciudad de México)  y las identificaciones de muchas de las estaciones del metro. Además de los logotipos de Hotel camino Real, Hylsa, y las tienda de abarrotes De Todo.

 

mascotasM2.jpg - 6.40 kBWyman diseño a la mascota para el mundial de futbol de 1970, realizado en México, su nombre era Pico, consistía en un águila de actitud muy tranquila que portaba el uniforme de la selección nacional que salía de un balón que se partía como un huevo y daba origen a la mascota. Toda la publicidad y papelería oficial referente al mundial se diseñó teniendo a Pico como mascota del evento.

  

Sin embargo, Guillermo Cañedo, Presidente de la Federación Mexicana de Futbol y del Comité Organizador de la copa del mundo 1970. Introdujo un nuevo personaje, que el entonces presidente del Equipo de Futbol Atlante, llamado Fernando González, y al que se apodaba “Fernandón” le presentó  a Cañedo.

 

El diseño lo realizó un joven publicista que trabajaba en la agencia de publicidad de “Fernandón”. Se trataba de un niño rechoncho y chapeado con sombrero de paja, su nombre era Juanito 70, y curiosamente su autor se llamaba Juan González Martínez, quien también trabajaba en Televicentro. Cañedo entonces decidió que la mascota oficial fuera este personaje y lo metió en todas las imágenes trasmitidas para la televisión. 

 

Tanto Pico y Juanito fueron mascotas del mundial, claro que la historia escrita por Televisa y la Federación Mexicana de Futbol han decidido olvidar a Pico.

 

Naturalmente todos identificamos el mundial de 1970 con Juanito;  algunos ni siquiera sabíamos  o ya no nos acordábamos de la existencia de Pico. En realidad, la imagen del niño cachetón con la camiseta que  chica, enseñando el ombligo y el sombrero con el que tanto nos identifican los gringos se arraigó en el gusto de todos los mexicanos.

 

En 1986, ante las dificultades que presentó la Federación Colombiana de Futbol, México fue elegido para llevar a cabo el campeonato mundial. El grupo Televisa  -como ha sucedido en tantas ocasiones- se convirtió en el principal promotor del mundial en nuestro país junto con la Federación Mexicana de Futbol, supuestamente convocaron a un concurso a nivel nacional para elegir la mascota. Finalmente, nunca se dieron a conocer los nombres del diseñador o diseñadores de la propuesta ganadora, como tampoco alguna de las otras propuestas o diseños concursantes. Lo que hasta la fecha se presta a la suspicacia pues se rumora que el diseñador de la mascota era una persona allegada a los altos mandos de la Federación Mexicana de Futbol, y claro a Televisa.

 

El diseño ganador resultó ser un personaje con el  tradicional sombrero gigantesco, pero en esta ocasión en lugar de un niño o un hombre, el personaje que vestía el uniforme de la selección nacional era un chile jalapeño con un enorme bigote estilo ranchero al que se llamó Pique. El hecho de que la mascota fuera un chile dio lugar a una enorme cantidad de albures y demás expresiones típicas del ingenio mexicano. Y claro, este suceso generó un enorme éxito económico.

 

Pique al igual que Willie, veinte años antes, tuvo una canción y como dato curioso una persona de nombre Isidro Cuara decidió hacerse un traje de Pique para personificar a la mascota, sólo que cometió un pequeño error, esta acción la realizó como una iniciativa propia y no de la Federación Mexicana de Futbol y de Televisa por lo que el esfuerzo de este hombre quedó relegado al olvido.

 

Si analizamos la situación podemos deducir que detrás de un balón de Futbol existen personas de pantalón largo y empresas tan fuertes que  que han tomado decisiones que han influido en todos los ciudadanos de un país tan grande como México.

 

Aprovecho la oportunidad para desearle una pronta recuperación a mi amigo Cristóbal Flores Muñoz quien en estos momentos se encuentra con serias dificultades de salud.

 

Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.