Hoy el Baúl de los Recuerdos se abre para comentar que ser maestro es una de las labores más nobles del ser humano. En México  el día del maestro se celebra el  15 de mayo, como una forma  de agradecimiento por la labor que realizan.

 

La historia del día del maestro, en nuestro país,  se remonta a 1917 cuando un grupo de diputados –casi todos ellos maestros- enviaron una iniciativa al Congreso para celebrar a los trabajadores de la educación, ahí  se propuso que la fecha para conmemorarlo fuera el 15 de mayo. En  1918 se celebró por primera vez el día del maestro en México.

 

La pregunta obligada es ¿Por qué el 15 de mayo? En primer lugar para conmemorar la toma de Querétaro en 1867, cuando el ejército mexicano logra derrotar el Segundo Imperio Mexicano. También,  el 15 de mayo se celebra a un personaje central en la historia de la educación, su nombre es San Juan Bautista de la Salle, quien fue un sacerdote y pedagogo francés, quien  consagró su vida a formar maestros destinados a la educación de hijos de artesanos y de niños pobres de la época. San Juan Bautista de la Salle nació el 30 de abril y falleció el 7 de abril de 1719.

 

La maestra Alba Citlalli Morales Domínguez comenta que en el país existen, algo así, como 132, 106,836 de habitantes; la población masculina es de 65, 150,852 varones, que corresponde al  49.3 % y la población femenina es de 66, 955,986, o sea, 50.7 % de la población son mujeres. De esta población poco más de 2 000 000 de habitantes son docentes y  36 000 000 son alumnos.

 

En el centro de Zacatelco, la primera escuela fue inaugurada el 5 de mayo de 1885, en sus inicios se llamó “Especialmente para señoritas”. Ese día el director mencionó la aportación que hicieron los vecinos de San Marcos Contla y Santa Cruz Quiletla, quienes dieron “tablas y morillos”, dichas poblaciones todavía pertenecían al municipio de Zacatelco. Actualmente se llama Escuela Primaria “Ignacio Zaragoza” y se ubica atrás de la Parroquia de Santa Inés.

 

En el mismo edificio se encontraba el Jardín de Niños “Federico Froebel” que fue fundado alrededor de 1940, desde 2002 funciona en sus instalaciones  en la avenida La Piedad.

 

Las autoridades católicas de Zacatelco, también se preocuparon por la formación de seres humanos  y trataron de contribuir a ello con la fundación de dos escuelas en el municipio.

 

La primaria Antonino González Abascal se inauguró el 2 de diciembre de 1961 

 

Una de ellas fue la Escuela Primaria Particular “El Tepeyac”, estaba ubicada en el edificio parroquial de Zacatelco, en lo que actualmente es la Capilla Expiatoria. El director de la escuela era el sacerdote Celso Mendoza, un hombre exigente, duro y algunas ocasiones hasta rudo; los papás pagaban tres pesos semanarios de colegiatura; por lo regular los maestros venían de Puebla, una de ellas fue la Profesora Ernestina Marrón, el maestro Celerino Cuacenetl, se encargaba de enseñar a los alumnos de quinto año; a los maestros les daba de comer el comité de padres de familia, así que cada día tenían que ir a comer a diferentes casas y  los padres aprovechaban la ocasión para preguntar cómo iba su hijo(a), entonces llegaba el momento cumbre: felicitación para el que cumplió, regaños y castigo para el que no lo hizo. El examen de fin de cursos se aplicaba con la asistencia de sinodales, que eran personas de la misma comunidad con un buen grado de cultura y conocimientos, algunos de ellos fueron la señora María del Carmen Domínguez y el Profesor Juan Vázquez y Ramírez.  Las materias que aprendían eran: gramática, aritmética, geometría, civismo, ciencias naturales, historia de México, historia universal, historia sagrada.

 

Las clases para las señoritas eran de dos a cinco de la tarde y para los hombres de las nueve de la mañana a las dos de la tarde. Cada materia requería de un libro. También enseñaban bailables, actuación, deporte, se hacían los equipos de futbol y a las mujeres se les enseñaba a bordar. Fieles a la costumbre no podían faltar: la regla cuadrada para las manos, las varas de castilla y de membrillo, sólo por precaución.

 

Reinaldo Domínguez Carreto y doña Ofelia Romero Hernández comentan: La escuela se llamó “Academia Parroquial”, estuvo a cargo del sacerdote Agustín Rojas,  estamos hablando de los años 1937- 1940; el salón de las niñas estaba en la fiscalía, el de los niños a un costado, en el lugar que alguna ocasión fue cuartel de los soldados, algunos de los maestros fueron Carmen Martínez, Antonio Cortés, Antonio Toscano, un profesor de apellido Soto Picazo daba clases de piano utilizando el método de solfeo de Hilarión Eslava; los grupos se formaban de alumnos del mismo sexo, así que había grupos de niños y de niñas; más o menos había 40 alumnos en total; las materias que se impartían eran lengua nacional, aritmética, historia, geometría, civismo, estudio de la naturaleza, Historia universal y de México. También daban clases de Dibujo, Música, Teatro, donde se escenificaban obras como: Don Juan Tenorio, La vida de Santa Inés, El médico a palos, etc.

 

La fotografía corresponde a la escuela Ignacio Zaragoza en 1906

Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.