Hoy el Baúl de los Recuerdos se abre para comentar acerca de uno de los inmuebles más representativos de nuestra comunidad, está ubicado en la parte trasera de la presidencia municipal y actualmente alberga al Centro Cultural Zacatelco. Por el estilo arquitectónico, se deduce que debe ser una obra del siglo XIX o de principios del XX. A través de su existencia ha sido cuartel general, cárcel municipal y hasta centro de difusión de la cultura. Dentro de sus paredes esconde muchas leyendas, historias, secretos y anécdotas que lo llenan de misterio.

 

Las noticias evidentes más antiguas relacionadas con esta construcción, se encuentran en un Informe de Gobierno Municipal que presentó Juan B. Juárez, cuando fue presidente municipal constitucional, durante el periodo (1937-1938) donde menciona que en el año de 1938 este edifico servía de cárcel municipal y que en su parte posterior se había construido un frontón. Se asegura que con anterioridad,  este lugar funcionó como un cuartel militar, durante la etapa armada de 1910. Esta versión la confirman algunos personas de avanzada edad, quienes afirman que vieron ahí el cuartel de los soldados y que posteriormente lo trasladaron a un costado de la iglesia, en la calle Lerdo de Tejada, un poco más adelante de  la botica del doctor Horacio Osorio.

 

Lo que sí se puede afirmar con seguridad es que este edifico funcionó como cárcel municipal hasta mediados de la década de los noventa. Al platicar con algunas personas todavía se acuerdan que en sus años mozos fueron huéspedes de tan mencionado lugar por participar en una altercado,  por una borrachera o por alterar el orden público, pero también se tiene memoria de personajes que pasaron largas temporadas purgando condenas por diferentes motivos. Una prueba de su funcionamiento como cárcel municipal se describe en la documentación que conserva el archivo municipal de Zacatelco, donde a través de un par de expedientes se logra ver que en 1986, algunos reclusos exigieron a la Presidencia Municipal les dotara de algunos artículos de limpieza como jabones, escobas y cloro; pero además también los internos pedían se les suministrara de artículos para su aseo personal. A manera de anécdota podemos citar, que en esta documentación se relata la fuga de un preso, situación que ocurrió, cuando sacaron a los presos para limpiar el parque municipal. Por otra parte, Don Fidel Maldonado, originario del Carmen Aztama comenta que para construir la escuela “Antonino González Abascal” sacaban a trabajar a los presos y los regresaban a sus celdas cuando terminaban su jornada.

 El extinto pintor Virgilio Morales Achac, director del “Centro Cultural Zacatelco: “comentaba que en lo que actualmente es la sala de exposiciones del Centro Cultural, estaban los dormitorios para los reclusos, cuando se habilitó esta sala se apreciaban claramente en la pared, las divisiones que existían entre camastro y camastro”. Por algunos testimonios orales, se pudo saber, que en lo que actualmente es el auditorio Nicanor Serrano, estaba el asoleadero o patio, donde salían a calentarse los reclusos, pero también se dice que en el centro de este patio había una especie de fosa llena de agua, donde echaban a todos los que ingresaban a manera de bienvenida. Fue a mediados de la década de los noventa del siglo pasado, cuando la cárcel dejó de funcionar, durante la administración  que encabezó el presidente municipal en turno, Leonel Rojas Moreno, quien decidió ceder el espacio para que realizara sus actividades el Centro Cultural Zacatelco. A partir de este momento y durante varios años el inmueble quedó en total abandono, casi se convirtió en ruinas, sólo quedaron en lo que actualmente es el parque “Domingo Arenas” unos juegos infantiles destartalados, donde pasaban a jugar los niños a la salida de la escuela.

 

Fue hasta 2005 cuando comenzó la remodelación y ajuste de este espacio. Así lo demuestra la revista “Un gobierno de hechos” publicada en la administración del Dr. Fernando Cortés Saldaña, donde anunciaba, que con una inversión municipal de 700 mil, pesos, aportando otro tanto el programa HABITAT; se rehabilitaría el Auditorio del Centro Cultural. (En una de las puertas del auditorio Nicanor Serrano, en la parte de arriba tiene una leyenda que dice HABITAT). Al año siguiente en otra publicación oficial se presentó la remodelación de la Casa de la Cultura, de acuerdo a esta fuente de información, la inversión fue de 1.4 millones de pesos, en la que participaron tanto el municipio, como el programa HABITAT nuevamente.  Es importante recalcar, que durante las remodelaciones que ha tenido el Centro Cultural, se ha tratado de mantener la arquitectura colonial, combinada con modernos elementos. En la actualidad este espacio aloja al Centro Cultural Zacatelco, cuenta con área administrativa, salones donde se desarrollan diferentes actividades culturales, que dan formación a la juventud, el auditorio Nicanor Serrano, que en alguna época estuvo muy bien equipado,  la dirección de comunicación social del H. Ayuntamiento, otra área donde se dan cursos a través del DIF  y la Oficina del Cronista Municipal. HASTA LA PRÓXIMA.

 

BIBLIOGRAFÍA:

 

Archivo municipal de Zacatelco.

  1. ayuntamiento de Zacatelco. Un gobierno de hechos. N0 2, julio 2006.

Informe de gobierno de Juan B. Juárez, presidente municipal constitucional de Zacatelco  de 1937-1938

Primer Informe de gobierno. Fernando Cortés Saldaña, Ayuntamiento de Zacatelco 2005-2008.

Fotografía: Patio Centro Cultural Zacatelco.

Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.