En agosto del año pasado, unas semanas después de las elecciones, que dieron un giro político total al régimen predominante, sorpresivamente en la UAT se realizó un cambio en la rectoría con la llegada por vez primera de alguien externo al grupo predominante Orticista (Luis Armando González Plascencia) con lo que se antojaban cambios en el discurso y acciones, políticas y académicas en la máxima casa de estudios de Tlaxcala.

 

Así se afirmó en este mismo espacio editorial de Política Tlaxcala, en ese entonces, así ha ocurrido, tal y como lo confirmó en su primer informe – mensaje, el rector González Plascencia.

 

Los nuevos escenarios políticos del país obligaron al grupo Orticista a redefinir su relación con las nuevas autoridades educativas del Gobierno de AMLO y tal parece que el cambio resultó de los más atinado, ya que el nuevo rector, con su experiencia académica y política, así como de su visión garantista en materia de derechos humanos, los comienza a trasladar al proyecto universitario tlaxcalteca.

 

Su mensaje del ultimo día de febrero, cargado de significado, simbolismo y conceptos, que encajan en el esquema educativo, sugerido del proyecto de la 4T federal, rescata la parte valiosa del modelo de la UAT, modelo humanista, integrador basado en competencias (MHIBC).

 

La defensa de la autonomía como concepto eje del discurso, su proyecto de ampliación gradual de la cobertura y matricula, así como la formación de profesionistas con capacidades técnicas y valores humanos, lo ubican como aliado del proyecto de educación universitaria con afinidad al del nuevo gobierno federal.