Los “problemas” en materia laboral de los profesionales de la educación en Tlaxcala, se encuentran a la orden del día, lo que nos plantea desde las distintas perspectivas la ineficacia e ineficiencia de las autoridades educativas en el estado.

 

La mañana del miércoles 17 del presente, se manifestaron de nueva cuenta en la capital, padres de familia y docentes del subsistema de educación media superior del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado (CECYTE), después que hace unos meses se presentase un problema en dos planteles del municipio de Tlaxco, lo que a la postre derivaría en un intento de huelga por parte del sindicato, quienes acusaron de manera directa al director de este subsistema, José Luis González Cuellar, de distintas irregularidades en el reconocimiento a la estructura docente, dilatando la solución del mismo.

 

Con la ratificación de González Cuellar en la dirección general de este subsistema por parte del Gobernador del Estado (quienes además son vecinos del mismo municipio, Zacualpan), en complacencia de los altos mandos estructurales de la SEPE-USET, se da muestra de querer entablar relaciones con un gremio de por sí excluyente y problemático, además que el personal sindicalizado de este subsistema, han manifestado en diversos medios, de no confiar en la palabra de los directivos para tratar el asunto monetario, dejando de lado otros asuntos de suma importancia.

 

A esto se le suma, las constantes marchas de la Federación de Estudiantes Revolucionarios Rafael Ramírez (FNERRR), quienes han realizado movilizaciones, como la de la semana pasada, en la que según versiones de los mismos manifestantes se convocó un aproximado de cinco mil personas, toda vez que se encuentran exigiendo la atención a sus demandas, luego de varias semanas de plantón frente a Palacio de Gobierno.

 

Otro asunto es la reciente designación de la titular (poblana),  de la dirección del subsistema del Colegio de Bachilleres de Tlaxcala para quienes ven con distintos ojos esta designación, pues se da entre acusaciones de un desvío económico por parte del ex director Flores Leal (un monto que asciende a los dos millones de pesos, hasta que se demuestre la transparencia del recurso), la violación de los estatutos del sindicato (stacobat) por la emisión de una convocatoria para la renovación de la dirigencia sin el aval del mismo, así como las constantes disputas entre diversos grupos por el manejo de las cuotas de los agremiados.

 

Sin duda alguna no está de manifiesto la inteligencia de las autoridades educativas en el estado, pero si se pone en tela de juicio la capacidad para sobresanar estas situaciones, en nombre del autor de la gobernanza moderna en el Estado.

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial así como por colaboradores de este medio de comunicación previamente verificadas. Comentarios y sugerencias: politicatlaxcala@gmail.com