En pasados miércoles la ex tesorera capitalina Norma Sánchez Tepetla fue detenida y trasladada al Centro de Readaptación Social (CERESO), a quien se le acusa de presuntos malos manejos cometidos en la administración de su ex jefe Adolfo Escobar Jardínez, a quien, por cierto, la autoridad competente no descarta que pronto corra la misma suerte que su ex tesorera.

 

Aquí lo que no es muy congruente, es el hecho que Norma Sánchez esté pagando las consecuencias de tener a un pésimo jefe al que le debió sumisión, hecho que ahora las autoridades le están cobrando muy caro.

 

Justo aquí, en este espacio de opinión, en reiteradas ocasiones se ha escrito que el que debería de estar rindiendo cuentas a la autoridad competente es el propio Adolfo Escobar, así como dar la cara por los infinitos abusos de poder y desvío de recursos que tuvo a bien cometer en detrimento de la ciudadanía tlaxcalteca a lo largo de su administración y que fueron exhibidos una y otra vez.

 

Es increíble que tuvieron que pasar casi trece meses, después de su salida como edil capitalino, para hacer denuncias penales en contra de estos dos funcionarios públicos capitalinos, (y de otros más ediles como el de Calpulalpan y Santa Ana Chiautempan), pero sobre todo en contra del entonces presidente municipal capitalino, recordemos que desde el inicio de su mandato, inmediatamente abusó del poder, es más, sintiéndose ya casi gobernador le pedía a sus subordinados no dejar de trabajar en su proyecto (la gubernatura), ya que él, les aseguraba, sería el próximo en arribar al palacio de gobierno, situación que afortunadamente sólo quedó en su loca cabeza podrida de poder.

 

Recordemos también que en la administración del panista Adolfo Escobar estuvo en más de una ocasión en el ojo del huracán por su perversa forma de gobernar la capital y el propio erario que le era asignado cada año.

 

Un ejemplo de ello es el pleito permanente protagonizado entre él y la Síndico Katy Valenzuela, ambos de filia panista, quienes se enfrentaron en un sinfín de ocasiones por las malas decisiones del presidente municipal Adolfo Escobar y quien se llevó entre las patas a su tesorera Norma Sánchez Tepetla que ha tenido en su haber profesional un intachable conducta,  al paso de las diferentes responsabilidades que se ha ganado gracias a su profesionalismo, muchos que la conocen darán cuenta de ello.

 

Adolfo Escobar en lugar de andar buscando evadir toda la responsabilidad debe dar la cara y aceptar sus errores como “hombre” que se dice ser, no es posible que hoy todavía ande libre y su ex empleada esté pagando las consecuencias de sus propios actos. La mejor decisión sería que Escobar Jardínez con todo lo que se hurto, pague la millonaria fianza (11 millones) impuesta a Norma Sánchez y enfrente en libertad los supuestos cargos que le fueron imputados.

 

¡Las cosas así, ver para creer!

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial así como por colaboradores de este medio de comunicación previamente verificadas. Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.