Nadie duda que el trabajo que realiza el Órgano de Fiscalización Superior de Tlaxcala, ha tenido avances significativos para que sus resultados año con año tanto en el aspecto técnico contable, como administrativo financiero se realiza con mayor profesionalismo en las áreas correspondientes.

 

La actual titular de ese organismo, ha tenido la experiencia de muchos años para ser confiable un trabajo que debe servir no solo al Gobierno en turno, sino a la sociedad que es finalmente la destinataria principal de que el dinero público se utilice correctamente.

 

Todos los ciudadanos de Tlaxcala, en sus diferentes sectores esperan que quienes hacen uso de recursos públicos, lo hagan correctamente para beneficio de la sociedad.

 

La tradición y la costumbre ha dicho todo lo contrario : desde las esferas del poder se hacen las cosas de tal manera para cubrir, encubrir, y tapar el uso indebido de recursos que no es otra cosa más que corrupción ahí está el ejemplo del inservible Sistema Estatal Anticorrupción en el año y medio de funciones.

 

Sin embargo en OFS su titular Isabel Maldonado sigue empeñada en capacitar, preparar y mejorar la encomienda que tiene para fiscalizar a los tres poderes del Estado, Municipios y Órganos Autónomos en Tlaxcala.

 

Un ejemplo más fue el curso – taller realizado en el mes de octubre pasado con temas sensibles en esta materia para los servidores públicos de ese organismo y los interesados de los entes públicos fiscalizables.

 

Que el empeño de una persona rinda frutos, que es lo único que pretende la auditora actual.     

  

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial, así como de colaboradores de este medio de comunicación, previamente verificadas, comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.