Si algo se le debe de reconocer a Enrique Peña Nieto es el hecho de que permanentemente da la cara por su personal a cargo, es decir, de sus mediocres secretarios de estado a los que nos hizo merecedores a todos los mexicanos, quienes por cierto han cometido error tras error en detrimento de nuestro país.

 

El día de ayer Enrique Peña Nieto durante su asistencia al foro nacional “Sumemos causas por la seguridad, ciudadanos + policías” el mandatario nacional salió una vez más en defensa de los cuerpos policíacos y textual argumento “a veces se escuchan más las voces que vienen de la propia sociedad civil, que condenan y que hacen bullying sobre el trabajo que hacen las instituciones”.

 

No sólo refiriéndose a los cuerpos policiacos, era evidente que fue un mensaje emotivo para su gente más cercana, incluyendo a un incómodo Miguel Ángel Osorio Chong que ponía su cara de víctima ante las cámaras de los reporteros, es increíble que a estas alturas Enrique Peña Nieto  a punto de terminar su sexenio salga con este tipo de mensajes, no sin antes ponerse a analizar la razón del porqué la sociedad civil y la ciudadanía en general lo desestima de esta manera, la respuesta es muy simple: es un pésimo líder que sólo ha traído desgracia a México.

 

Para nadie es desconocido que su imagen esta reprobada ya ni hablar de su trabajo como Presidente de México.

 

En redes sociales ya no existe respeto por la imagen del máximo jerarca de nuestro país y mucho menos por todos sus colaboradores.

 

No sólo es bullying lo que viven las instituciones, es una clara confrontación a un sistema que ha dejó de funcionar para el bien de miles de ciudadanos que lo único que esperan es transparencia en el manejo de los recursos federales y estatales, capacidad para gobernar, recomponer sus tan fallidas reformas estructurales, seguridad, solución para la trata de personas y no más simulaciones, alto  total a la impunidad, revivir el campo de nuestro país, y podemos seguir mencionando más y más errores, pero esto no sólo es un discurso trillado de quienes vemos la descomposición que vivimos como nación, este breve análisis sólo trata de hacer entender a Peña Nieto que su sexenio dejó muy enojado a sus gobernados, existe una frase que le aplica como anillo al dedo: “a todo estímulo una respuesta”.

 

Tan sólo el día de ayer en el estado de Guerrero quien vivió el fin de semana más sangriento en donde la violencia fue imparable ya que se registraron 40 homicidios.

 

Señor Presidente, las acusaciones de la sociedad civil y de la ciudadanía en general  es su contra está más que justificada, no es un tema irracional y que sólo se usen las redes sociales para descalificarle a Usted y por supuesto a su equipo de trabajo.

 

Aquí lo importante, es tratar de “recomponer” el escenario al que Usted y su grupo más cercano han “descompuesto”, en breve estaremos en la efervescencia electoral en donde daremos cuenta si sus acciones y su actuar como presidente de la república son recompensadas o simplemente reprobadas. Tiempo al tiempo.

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial así como por colaboradores de este medio de comunicación previamente verificadas. Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.