¿Qué hubiera dicho el luchador social más grande de la historia de éste país al enterarse que en los últimos meses han asesinado en las calles a más de 20 mil mexicanos?

¿Qué hubiera dicho Andrés al enterarse que casi 500 han sido mujeres?

¿Qué hubiera dicho Andrés si alguna de esas mujeres hubiera sido su esposa, su hermana, su hija?

¿Qué hubiera dicho Andrés el hombre que con toda su alma y corazón cree que le robaron la elección presidencial del 2006, ignorando por completo la decisión de su pueblo al enterarse que un gobernador sobornó a un congreso local para extender su mandato y perpetuarse en el poder, aunque eso significa violar la constitución y traicionar la voluntad del pueblo al que le prometió servir?

¿Qué hubiera dicho Andrés, el hombre que ha recorrido cada comunidad de este país por muy recóndita que sea y que ha visto la miseria en la que viven millones de niños en las escuelas de este país al enterarse que el hijo del presidente en turno asiste a un exclusivo curso de verano que incluye albercas profesionales, un observatorio, rampa para lanchas acuáticas, pistas de ciclismo, toboganes y hasta prácticas de buceo que cuesta 40 mil pesos a la semana, casi 5 mil pesos diarios?

¿Qué hubiera dicho Andrés al enterarse que eso es casi 50 veces el salario mínimo con el que viven millones de niños mexicanos?

¿Qué hubiera dicho Andrés de un delegado en Jalisco que aprovecho su posición para hacer negocios y solo hasta que lo cacharon se vio obligado a renunciar, pero en su lugar dejó a uno de sus incondicionales?

¿Qué movimiento hubiera encabezado Andrés si a siete meses del asesinato del ex gobernador de Puebla Rafael Moreno Valle y su esposa la gobernadora Martha Erika Alonso, este hecho siguiera impune?

¿Cómo habría levantado la voz Andrés ante una economía colapsada, miles y miles de desempleados, el sistema de salud desmantelado y los organismos autónomos en grave riesgo de operación?

¡Ay Andrés, cuanta falta le haces a este país desangrado, colapsado, decepcionado!

Por desgracia nunca vamos a saber qué habría hecho o qué habrá dicho porque ese hombre ya no existe.

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial, así como de colaboradores de este medio de comunicación, previamente verificadas, comentarios y sugerencias: politEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.