El “odio” de López a los periodistas que no le siguen el juego es evidente es real, pues en cada platica mañanera deja en claro quienes "están con su gobierno  y quienes no lo estan" según el.

Lo anterior lo comentó recientemente con los periódicos Reforma, Proceso, Sin embargo y Financial Times e incluso con ocasiones anteriores con El País, New York Times y Jorge Ramos (ésta última muy criticada por defensores del presidente, aunque fue el primero en decirle de frente al titular del ejecutivo que la nueva administración no está funcionando como tanto lo pregonó en su  campaña presidencial, sobre todo en materia de seguridad). 

Así esta semana, el periodista Arturo Rodríguez, del semanario Proceso, le respondió al presidente: “El papel de los medios no es portarse bien, es informar”, a la opinión publica.

Luego de que el presidente AMLO expresara: 

“La revista Proceso por ejemplo no se portó bien con nosotros, no es reproche, estamos buscando la transformación y todos los buenos periodistas de la historia siempre han apoyado las transformaciones”.

Mencionó que solo critican la realidad y muchas veces solo publican cosas que transforman el trabajo que ha venido realizando

Pero al señor presidente se le olvidó que, en su momento como  oposición, criticaba al gobierno en turno, pero este ejercicio está mal hecho, ahora que el representa al Gobierno de Mexico. 

El presidente López Obrador, NO debería acostumbrarse a la MEGALOMANIA que parece está padeciendo. 

El periodismo para su desarrollo tiene varios géneros como de: opinión, noticia, entrevista, reportaje, ensayo, crónica, por ello no tienen la obligación de congraciar a gobiernos. 

El periodismo es un equilibrador entre poder y la opinión pública.

López Obrador solo ve los cambios en su cabeza, pero en la realidad no hay cambios como tal y esto que exponen los medios, lo hace sentir iracundo. 

Sin embargo, los medios de comunicación continuarán realizando su trabajo de informar; aunque muchos ya no “los lean”, como lo expreso López Obrador, por el simple hecho según el de que no apoyan a su “cuarta transformación”.

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial, así como de colaboradores de este medio de comunicación, previamente verificadas, comentarios y sugerencias: politEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.