Como dice el refrán: "Con agua, dinero y tractor, cualquiera es agricultor".

 

Trasladado esto a la política con mucho dinero que capte el gobernante es buen gobernante, pero ser buen gobernante es sin recursos y en coyunturas difíciles.

 

La suerte de Carlos Urzúa estaba echada, es un hombre de mecha corta, orientado mas a las matemáticas que al lenguaje político, lo cual no es inusual con lo sucedido.

 

La situación que hoy enfrenta el país es de extrema gravedad, quizá algunos no lo vean en este momento, sin embargo, la situación no es fácil.

 

El problema de las divisiones, las opiniones, lo que vemos es un gran enfrentamiento que raya en lo ideológico y en los clichés de los años setentas.

 

Retomar gobiernos de hace 50 años y extraer lecciones para la actualidad es un grave error.

 

También es un problema de etiquetas, los que tachan a Urzúa de neoliberal, yo difiero, “Neoliberal” es hoy más un adjetivo muy despectivo, en vez de decir que es alguien que apoya a una “economía de mercado”.

 

Con el nuevo nombramiento, el maestro Arturo Herrera, él debió haberle dicho a Urzúa, lo que pretendía AMLO, pero faltó lealtad a Herrera.

 

En esas condiciones habría que evaluar la situación. ¿Cuál es el elemento fundamental para ser Secretario de Hacienda?

 

La imagen que da Herrera no trasmite esa confianza para enfrentar las condiciones de México, ni lo conocen, ni lo respetan, ni tiene autoridad técnica y política, ponen a un perfecto desconocido en los mercados internacionales además no tiene la suficiente capacitación para resolver problemas ni tomar decisiones al exterior.

 

 Ahora las finanzas públicas se manejarán desde el despacho presidencial y no desde la misma Secretaria de Hacienda.

 

Dato por demás curioso, pues el recién nombrado Secretario de Hacienda, Arturo Herrera y la titular de la Secretaria de Administración Tributaria, Margarita Ríos Farjat, son esposos, por lo que existe un evidente conflicto de intereses ¿A esos casos se refería Urzúa en su carta de renuncia?  Y que el mismo AMLO lo sabe pero lo minimiza ante la opinión publica.

 

********************

 

La renuncia de Carlos Urzúa fue corta pero sustanciosa, muestra que, por más esfuerzos que hizo para aguantar decisiones precarias y tomadas por el presidente AMLO impulsado por un grupo de subordinados irresponsables.

 

Un elemento poco comentado es el artículo 74 constitucional en su fracción III que dice es facultad exclusiva de la cámara de diputados, ratificar el nombramiento que el presidente haga del secretario del ramo en materia de Hacienda.

 

En éste momento la cámara de diputados no está trabajando, más que la comisión permanente, por eso esta acción, ¿quién ratificará esta decisión?

 

Es una forma atrabancada otra vez del presidente de tomar decisiones, sin ningún respeto a la ley.

 

¿De verdad Herrera llevará el barco económico a la dirección correcta? Esto acelera el paso al precipicio.

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial, así como de colaboradores de este medio de comunicación, previamente verificadas, comentarios y sugerencias: politEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.