El Órgano Fiscal Superior de Tlaxcala entregó su informe de labores en materia de fiscalización del más del centenar de entes públicos el pasado 31 de mayo, con lo cual la responsabilidad que tiene que ver con este tema está en manos ahora de los Diputados Locales y de manera particular en la Comisión de Finanzas y Fiscalización. el pasado 24 de junio y hasta el 19 de julio los Diputados de la comisión respectiva están recibiendo a Presidentes Municipales inconformes con la fiscalización realizada por el Órgano Fiscal Superior de las cuentas públicas del año 2018.

 

Cabe señalar, que 16 Presidentes Municipales, es decir, uno más de la cuarta parte de la totalidad tiene observaciones que rebasan la ley en la materia sobre irregularidades que deben solventar para no hacerse acreedores a otro tipo de sanciones. Por esto todos estos días los alcaldes de Tlaxcala han estado presentes en el Congreso Local, y sobre todo los que tienen pendientes han expresado descalificaciones e inconformidades al trabajo técnico del Órgano Fiscal Superior. Es normal que quieran echar la culpa a otros del mal manejo de sus cuentas y de no resolverlas podrían ser sujetos a otro tipo de sanciones. Descalificar al órgano que realiza un trabajo que debe ser meramente técnico no es la solución, está debe ser en la buena administración del erario público o bien en lo que mucho tiempo ha ocurrido en acuerdos y negociaciones con Diputados.     

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial, así como de colaboradores de este medio de comunicación, previamente verificadas, comentarios y sugerencias: politEsta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.