“El gobierno no puede resolver el problema, el problema es el gobierno”

 Ronald Reagan

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador, dijo  que del presupuesto federal  aprobado para este 2019, se tendrán que tomar medidas fuertes,    cuando  dio a conocer el memorándum del 3 de Mayo, que ordenaba un nuevo y más severo recorte sobre su “Plan de austeridad republicana” decretado por AMLO para que a finales de este mes se despida a todo el personal que fue ingresado a la administración pública federal  en diciembre del año pasado; con el pretexto de que esas plazas no están autorizadas por la respectiva Secretaria de Hacienda, además de todas las direcciones generales adjuntas que se crearon en sexenios anteriores, y a  los súper delegados federales se les retira también todo su personal de confianza, y se cancelan todos los asesores en dependencias federales excepto los  5 de presidencia de la república, además de recortar y reducir el 30 % del presupuesto aprobado, en áreas de publicidad gubernamental, materiales de oficina, combustibles, pasajes, grupos de estudio,  de investigación, y el recorte del 50 % de viáticos cuando se sale al extranjero.

 

Señalando que en el nuevo gobierno de la cuarta transformación los recursos están muy escasos, además de existir otras urgentes prioridades como el rescatar a PEMEX de una quiebra financiera, y ese ahorro sería destinado para enviarlo a PEMEX; quien el sexenio anterior creció su deuda a los 100 mil millones de dólares; agregándole desplome en la extracción de crudo, además de un aumento inesperado en la importación de gasolinas al país.

 

La pregunta que se hacen dentro y fuera del gobierno federal es ¿valdrá la pena aguantar todo este sacrificio más lo que se acumulen del gasto de inversión e infraestructura, vale la pena para el rescate de PEMEX.?

 

El Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa, señaló ante José Ángel Gurría director de la OCE que el gobierno federal prevé la intención de hacer uso del dinero del “Fondo de Contingencia”, para salvar los compromisos de Pemex que solo seria para el pago de intereses, que adeuda la paraestatal PEMEX, algunos economistas señalan si está ¿será la mejor decisión, sacrificar la velocidad con que se mueve la economía. o intentar salvar a una empresa PEMEX, que está a punto del colapso. ¿Será la mejor decisión de AMLO dejar fuera y sin trabajo a todo el personal que será despedido para utilizar ese recurso para oxigenar a PEMEX?

 

Se está castigando lo productivo a expensas de salvar a la improductiva e insaciable PEMEX, a costa de quitar las (guarderías, centro de atención a mujeres golpeadas, o el desabasto de medicamentos a los centros Hospitalarios). 

 

Hasta hoy el pueblo no ha visto ningún ex funcionario señalado por presunta “corrupción” que este tras las rejas y este siendo juzgado por el llamado combate a la “corrupción”, la molestia crece en el gobierno de AMLO, y en la población más porque no ven justo, que sea la misma ciudadanía la que sea llevada al sacrificio, al despido, mientras que los presuntos corruptos gocen de impunidad y de las riquezas mal ávidas como servidores públicos.

 

Y para concluir en una de sus acostumbradas ruedas de prensa matutina el presidente AMLO dijo “no coman ansias, en 2 años sabremos si me quedo ó me voy” esto gracias a que hoy tenemos la revocación del mandato  

 

Estimado lector como siempre usted tiene la mejor opinión… 

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial así como por colaboradores de este medio de comunicación previamente verificadas. Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.