A poco más de dos meses del inicio del gobierno federal  con amplio predominio de morena; de una nueva relación  con el poder legislativo local también de mayoría morenista, y a la mitad de sus gobiernos municipales y del estatal, se ha conformado en el Estado de Tlaxcala, Conferencia de Alcaldes de Tlaxcala (CONAT) como una estrategia política  que contribuya a que de manera colegiala, colectiva, confederada, los alcaldes encuentren su fortaleza para gestionar invertir, impulsar proyectos así como una diversidad de acciones que de manera individual sectaria o partidaria no podrían lograr.

 

Se trata de una estrategia valida y correcta en lo político ya que a la mitad del camino en sus administraciones locales, saben que solo así se podrán fortalecerse en la segunda parte de su travesía de gobierno en un contexto nacional que centraliza decisiones y la abulla del gobierno estatal y un legislativo que toma decisiones que en algunos casos les favorecen más, tal y como ocurre con las mayores participaciones para campo, obras públicas y otros servicios pero también otras que “dificultan” sus decisiones, tales como la devolución del voto en cabildo a presidentes de comunidad; mayor rigor en la rendición de cuentas y fiscalización y una ley reciente que los obliga a mayor austeridad y el uso racional del presupuesto.

 

Habrá alcaldes que con o sin esta agrupación sepan y logren mayor eficiencia en el trabajo y resultados otros que aún así no encuentren la brújula política que les favorezca  en los dos años restantes del ejercicio, lo cierto es que el tablero político de los  60 municipios se empieza a mover para las próximas elecciones locales totales del año 2021.   

 

Esta columna de opinión es redactada con aportaciones del equipo editorial así como por colaboradores de este medio de comunicación previamente verificadas. Comentarios y sugerencias: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.